Engaño

Categoría

¿Nos engaña nuestra memoria?

Por babalum, 06-04-2010 10:00 pm

Generalmente la máxima garantía para saber si algo es cierto es que nosotros mismos hayamos sido testigos de ello.  A ver quien es el guapo que nos convence de que algo que hemos visto con nuestros propios ojos no ha ocurrido. Cuando relatamos alguna historia exclamaremos: – ¡Yo lo ví!  ¡Yo estuve allí! – en un intento de conferir a la historia la máxima credibilidad.

De forma consciente o inconsciente estamos implícitamente asumiendo que nuestra memoria garantiza una fiel reproducción de la realidad.

¿Pero realmente es asi? ¿Nos puede engañar nuestra memoria?

Parece ser que debemos ser cautos con nosotros mismos.  Acabo de leer en el blog de cienciakanija un artículo acerca de la baja fiabilidad que pueden tener los testigos oculares en los juicios.

Transcribo la parte que hace referencia al funcionamiento de la memoria:

[...puede radicar en un concepto erróneo popular de cómo funciona la memoria. Mucha gente cree que la memoria humana funciona como un grabador de video: la mente registra eventos y luego, en el momento justo, vuelve hacia una réplica exacta de los mismos.

Por el contrario, los psicólogos han encontrado que la memoria se reconstruye en lugar de volver a ella cada vez que la recordamos. El acto de recordar, dice la eminente investigadora en memoria y psicóloga Elizabeth F. Loftus de la Universidad de California en Irvine, es “más similar a colocar las piezas de un puzzle que a recuperar una grabación de video”.

Incluso el cuestionamiento por parte de un abogado puede alterar el testimonio del testigo debido a que fragmentos de la memoria pueden combinarse con información desconocida proporcionada por el preguntante, llevando a un recuerdo impreciso...]

Babalum:  Hace tiempo leí otro artículo (no recuerdo donde) en el que explicaba que cuando accedemos a un recuerdo no accedemos al recuerdo original sino a nuestra última evocación del mismo. En cada evocación alteramos  el recuerdo. A veces lo enriquecemos con interpretaciones nuevas y otras recortamos detalles.  Lo relevante es que guardamos esa versión modificada en el lugar del recuerdo original.

Después de volver a pensar varias veces en la misma situación a lo largo de un tiempo, lo que recordamos puede tener poco que ver con lo que ocurrió en realidad.

Sabiendo ésto, alguien se extraña de que a veces no nos pongamos de acuerdo sobre hechos pasados, incluso con personas que han vivido lo mismo. ..y esto sin tener en cuenta que cada uno “archiva” lo que percibe y no lo que ocurre (…pero esto sería tema para otro artículo).

Búsquedas recientes:

¿Porque no sabemos detectar el engaño o las mentiras?

Por babalum, 22-01-2006 11:25 am

Paul Ekman

Paul Ekman, experto en el estudio de expresiones faciales, opina que hay 5 motivos por los que no somos capaces de distinguir fácilmente las mentiras. Numerosos experimentos avalan este hecho. Aunque algunos podamos creer que tenemos facilidad en desenmascarar a un mentiroso, probablemente nuestro ratio de aciertos no será mejor que decidiéndolo al azar. Peor aún, los mentirosos dan sutiles pistas, que pueden ser identificadas en grabaciones de video, pero que al parecer, tenemos una gran facilidad en ignorar.

Pasemos a los motivos:

  • El primer motivo es un poco “darwinista” y tiene que ver con la evolución de la especie. Paul opina que no hemos desarrollado habilidades para reconocer mentiras ya que estas tuvieron muy poca relevancia en la evolución de la especie. En ese entorno ancestral había muy pocas oportunidades de mentir en temas de importancia. Se vivía sin privacidad y todo ocurría delante del resto de los miembros de la tribu o poblado. Además estas sociedades se caracterizaban por una total dependencia de los demás para cazar, defenderse, etc. Esto implica tener que colaborar constantemente y poder confiar en los demás. Una mentira descubierta podría haber significado el arrinconamiento o expulsión y una muerte segura. Un alto precio.
  • El segundo motivo tiene que ver con nuestra educación. Descartando el instinto para reconocer mentiras, el desarrollo de esta habilidad tampoco forma parte de nuestra educación. Ni nuestros padres se esfuerzan en agudizar nuestra capacidad de desenmascaramiento ni consta esta materia en el temario de nuestras escuelas.
  • Tercer motivo: ¡No nos interesa descubrir las mentiras! Si supiésemos la cantidad de veces que nos mienten, incluso por parte de personas de confianza y cercanas, nos alegraríamos de nuestra capacidad para ignorarlas. Estar constantemente dudando de los demás o una acusación falsa dificultarían enormemente nuestra vida social. La confianza en los demás no es solo necesaria sino que hace más fácil vivir.
  • Cuarto: Muchas veces el “engañado” tiene tanto interés en creer la mentira como el autor del engaño. “¿Cariño, quien era la chica mas guapa de la fiesta?”. “Naturalmente, tu mi amor” contesta la pareja, tanto si es cierto como si no.
  • Quinto y último: Estamos entrenados para ser educados en nuestra relación con los demás y no apropiarnos de información que no nos ha sido dada. Que le diríamos a un compañero en el trabajo si después de preguntarle cortésmente – “Como estás hoy” – este nos contestara que se encuentra perfectamente y pudiésemos leer en su cara que en realidad acaba de pelearse con su mujer porque ha tenido un lío con la vecina? Socialmente es más sencillo ignorarlo y seguirle la corriente. Dado que nuestro compañero no nos ha dado esa información directamente, no nos es útil conocerla, no sería adecuado hacer referencia a ella.

Paul cree, no obstante, que con un entrenamiento específico es posible aumentar la detección de mentiras, lo cual se propone demostrar mediante un experimento futuro.

Artículo original del autor en inglés [pdf]: “Why don’t we catch liars?”

Descubrí a Paul Ekman gracias a su aparición en “Blink” de Malcolm Gladwell. “Blink” ha sido traducido al español como “Inteligencia Intuitiva: ¿Porqué sabemos la verdad en dos segundos?”.

Algunos libros de Paul Ekman:

Emotions Revealed - Emociones al descubierto Emotions Revealed : Recognizing Faces and Feelings to Improve Communication and Emotional Life
by Paul Ekman (Paperback - March 1, 2004)
Unmasking the Face - Desenmascarando la cara Unmasking the Face
by Paul Ekman, Wallace V. Friesen (Paperback - September 2003)

Búsquedas recientes: