Entradas etiquetadas: mayoría

La ley de Weber

Por babalum, 10-07-2011 9:55 am

Leo en meneame.net otro caso de irracionalidad cognitiva. Me he permitido exagerar aún más el ejemplo del artículo original.

Imagina que quieres ir a ver una obra de teatro y resulta que en la esquina de tu calle las venden a 100€. Tu vecino comenta que en la otra punta de la ciudad hay un lugar donde puedes comprar las mismas entradas por 50€. Tienes tiempo y puedes ir en metro.

Bien, parece una ganga. La mayoría cruzaríamos la ciudad o encargaríamos a alguien, que le quede cerca, comprarnos una entrada. Acabamos de ahorrarnos 50€ y nos saldrá gratis la cena.

Veamos ahora una situación bien distinta.

Queremos cambiar de coche y después de numerosas investigaciones, buscar en foros y hablar con amigos decidimos comprar el precioso deportivo que está en el escaparate del concesionario del barrio (de hecho ya lo decidimos inconscientemente el primer día que lo vimos pero ahora ya tenemos suficientes argumentos racionales para creer que hemos dedicido racionalmente…).  Como que el dueño quiere retirarse  nos ha hecho una buena oferta.

De pronto nos cuentan que en un concesionario nuevo al otro lado de la ciudad (donde antes estaba el establecimiento que vendía entradas a mitad de precio y que lógicamente cerró) tienen el mismo coche por 40.000€. Como promoción de apertura ofrecen un 0,125% de descuento.

Haces tus números y te salen 50€.

¿Cómo?

50€ en un coche de 40.000 €!!!

Te ríes sintiéndote insultado. Has tenido que buscar la calculadora y te han hecho perder el tiempo. ¿Pero a quién quieren atraer con estas promociones ridículas?

A estas alturas la mayoría habrá descartado ya mentalmente la posibilidad de desplazarse. Digo la mayoría y no todo el mundo porque de hecho conozco a quien seguro que se desplazaría ;-) .

Como es obvio, no tiene sentido que en circunstancias similares en cuanto a tiempo disponible y esfuerzo (el trayecto) actuemos de forma distinta de cara a la misma recompensa: 50€.

No se trata de evaluar el descuento como un ahorro en proporción al gasto que vamos a hacer. Alguien que conozco diría ¿Pero cuantas oportunidades hay de ganar 50€ en tu tiempo libre por coger el metro?

Una vez más vemos que somos mucho menos racionales de lo que nos gusta creer. Este comportamiento fue estudiado por Weber y Fechner y suele llamarse la  ley de Weber (Webers law).  Tiene que ver con nuestra forma de percibir cambios en los estímulos.  Difícilmente nos daremos cuenta si hay un yogurt más o menos en una bolsa cargada del supermercado, pero no tendremos ninguna dificultad en distinguir una bolsa vacía de otra que contenga un yogurt.

A los que os gusten estos temas también os recomiendo este post que habla de Kahneman y Tversky

 

PD: ¿No os habéis fijado en algunas personas que a pesar de sobrarles el dinero son extremadamente tacaños, buscan gangas a todas horas y negocian hasta el último euro? ¿Será que nunca siguieron la ley de Weber y por eso son ricos y tu no?

Babalum

Búsquedas recientes:

16 cosas que no me enseñaron en el colegio

Por babalum, 04-06-2008 8:31 pm

 

Traduzco a continuación un articulo del Positivity Blog. Los 16 puntos que menciona el autor, posiblemente se puedan resumir en unos 10. En cualquier caso los que me parecen más destacables son:

1. La regla del 80/20. Archiconocida pero no por ello menos valiosa.

2. La ley de Parkinson. No la conocía pero es tan real como la vida misma.

4. Primero da valor y luego recupéralo. Nunca al revés. Tan obvia como ignorada.

9. Utiliza du sistema de activación reticular como ventaja. Por fin una explicación razonable a todos esos consejos de “ser optimista”, “tener actitud positiva”, “visualizar lo que quieres” etc.

13. El 80-90% de las cosas que temes nunca van a ocurrir. Concisa y breve explicación para liberar tu tiempo de tantas preocupaciones y dedicarte a otras cosas mas divertidas.

Aquí va el artículo completo:

Ahora tengo 28 años. No suelo pensar en el pasado o arrepentirme de cosas pasadas pero algunas veces pienso que me hubiese gustado aprender antes algunas de las cosas que he
aprendido en los últimos años. Pienso que  hubiese estado bien que me las enseñaran en el
colegio.

Quizás algunas me las enseñaron pero seguramente no presté atención o no me parecieron útiles
en aquel momento. En cualquier caso sería bueno reducir algunas horas de las clases de alemán
y utilizarlas para una asignatura de desarrollo personal.

Con una hora a la semana bastaría. Seguro que sería de mucho provecho para muchos alumnos y a la larga para la sociedad en
general. Aquí van:

1. La regla del 80/20.
Esta es una de las mejores maneras de hacer mayor uso de tu tiempo. La regla del 80/20, también conocida como la ley de Pareto. Esta regla básicamente dice que el 80% del valor que recibes proviene del 20% de tu actividad.

En otras palabras, mucho de lo que haces probablemente no es tan útil o imprescindible como piensas. Simplemente puedes dejar de hacer o al menos reducir drásticamente el tiempo que le dedicas a una gran cantidad de cosas.Si lo logras, tendrás mucho más tiempo y energía para dedicar a aquellas cosas que realmente son de valor, te hacen felices y te traen satisfacción.

2. La ley de Parkinson.
Puedes hacer las cosas mucho más rápido de lo que piensas. Ésta ley dice que una tarea se expandirá en el tiempo y en complejidad dependiendo del tiempo que le hayas reservado inicialmente.

Por ejemplo, si te propones encontrar una solución para un problema entonces éste parecerá que vaya cobrando mayor complejidad y acabarás dedicándole más y más tiempo buscando una solución.

Así que concéntrate en encontrar soluciones. A continuación destina solo una hora (en vez de un día) o un día (en vez de una semana) para resolver el problema. De ésta forma obligarás a tu mente a focalizarse en soluciones y acciones. El resultado quizás no sea tan perfecto como si le hubieses dedicado una semana, pero como ya dije en el punto anterior, el 80% del valor de todas formas provendrá del 20% del esfuerzo.

La gracia está en obligarnos a concentrar ese 20% en una hora o un día y simplemente saltarnos el otro 80% que de todas formas aportaría muy poco. Hay una segunda ventaja. Es posible que los resultados incluso sean mejores, dado que no hemos podido complicar en exceso la solución. Esto llevará sin duda a una implementación más rápida, mejorará tu capacidad de concentración y liberará más tiempo para otras cosas sin el ruido de fondo que generan los problemas no resueltos en el fondo de tu mente.

3. Agrupar tareas
Tareas rutinarias y aburridas pueden crear mucha frustración y ansiedad de bajo nivel. Una buena manera de liquidar éste tipo de tareas es agruparlas. Eso significa hacerlas todas de golpe. Serás capaz de hacerlas más rápido porque en conjunto necesitas menos tiempo de preparación inicial (y motivación) que si las repartes en el tiempo tienes que buscar la energía para cada una de ellas.

Además cuando trabajas así te involucras más en la tarea y aumenta tu concentración (…y eficiencia).

Un ejemplo de tareas rutinarias agrupadas para hacer en una hora: limpiar tu escritorio /contestar los emails del día (…veo que el autor es un poco optimista o trabaja en la administración pública) / limpiar los platos / hacer tres llamadas / hacer la lista de la compra para mañana.

Babalum: añadiría que otro de los beneficios es uno de los que ya se cita en el primer punto ”Si lo logras, tendrás mucho más tiempo y energía para dedicar a aquellas cosas que realmente son de valor, te hacen felices y te traen satisfacción”

4. Primero da valor y luego recupéralo. Nunca al revés.
Aunque sea anti-intuitivo. Mucha gente cree o se comporta como si alguien tuviera que darles algo o hacer algo por ellos antes de estar dispuestos a retornarlo. El problema es que la mayoría de gente es así. Esto dificulta el intercambio o la colaboración.

Si deseas aumentar las cosas que recibes (dinero, amor, amabilidad, oportunidades, etc.) debes aumentar ante las que das. A lo largo del tiempo acabas percibiendo todo lo que has dado. Quizás estaría bien recibir algo a cambio de nada, pero eso raramente ocurre.

5. Se proactivo en vez de reactivo
Este punto está relacionado con el anterior. Si todo el mundo es reactivo se lograría muy poco. También puedes quedarte sentado y esperar a que otro haga algo. Probablemente alguien acabará haciendo algo pero eso puede tardar bastante tiempo.

Es mucho mejor ser proactivo, simplemente ser el primero que da el primer paso y pone la pelota en movimiento. Eso no solo te ahorra mucho tiempo de espera, sino que también es más satisfactorio ya que te da una mayor sensación de controlar tu propia vida en vez de sentirte como si fueras usado por un conjunto de fuerzas externas y aleatorias.

6. Equivocarse y fracasar es bueno
De niño pequeño vas probando y probando hasta que aprendes. Cuando creces empiezas a aprender en la escuela y empiezas a probar menos cosas. Y así sucesivamente. Esto podría ser uno de los motivos por los que dejamos de ser preactivos y nos volvemos más reactivos esperando que otros hagan algo.

Piénsalo. ¿Qué podría pasar si pruebas algo y fallas? ¿Quizás la gente se ría de ti?

Quizás lo hagan, pero cuando te ocurra, pronto te darás cuenta que raramente es el fin del mundo. La mayoría de las veces ni siquiera les importará. Tienen sus propias preocupaciones. Muchas veces el éxito en la vida proviene de no abandonar después de errores y fallos sino de insistir. De ser persistente.

Cuando aprendes a ir en bicicleta te caes una y otra vez. Quizás de lastimes una rodilla e incluso llores un poco. Pero te levantas y lo vuelves a intentar. De repente a base de insistir sabes como hacerlo.

Si pudieses reconectarte a como eras con 5 años y hacer las cosas de esa manera, en vez de abandonar después de uno o dos intentos, probablemente experimentarás muchas cosas interesantes. Aprenderá lecciones muy valiosas y tendrás algo más de éxito.

7. No te autocastiges.
¿Porque la gente abandona después de unos pocos intentos? Bien, creo que la razón principal es simplemente porque se autocastigan demasiado.

Se trata de un hábito bastante absurdo. Simplemente crea dolor innecesario y adicional dentro de uno y se desperdicia un tiempo precioso. Lo mejor es abandonar éste hábito lo antes posible.

8. Tu mejor amigo.
Conocer gente nueva es divertido, pero también puede provocar stress. Todos queremos dar una buena primera impresión y tememos quedarnos atrapados en una conversación de pena.

La mejor manera que he encontrado para evitar ese stress inicial es asumir que ya tienes una buena relación con cualquier persona nueva que conozcas. Simplemente imagínate que estás delante de uno de tus mejores amigos. Entonces empiezas la interacción con esa imagen en la cabeza y dejarás de estar nervioso.

Es sorprendente lo bien que funciona. Más acerca de ésta técnica en “Como tener mejores conversaciones: asumir una relación (está en inglés)

Babalum: Se trata de una sencilla técnica de PNL.

9. Utiliza tu sistema de activación reticular como ventaja.
En clase me enseñaron acerca de los órganos y funcionamiento internos del cuerpo, pero lamentablemente nadie me habló del sistema de activación reticular. Es una pena, porque se trata de una de las cosas más potentes que puedes aprender.

¿Qué es el sistema de activación reticular? Pues se trata de la función que te permite ver aquello en lo que te concentras mentalmente entre todas las cosas que están en tu campo visual. Es lo que te ayuda a encontrar lo que buscas.Lo único que tienes que hacer es pensar en lo que quieres, no en lo que no quieres. Y sobretodo no te desvíes.

Establecer objetivos y revisarlos frecuentemente es una manera de mantener la atención en lo que es importante. Te ayuda a tomar acciones que te acercarán a donde quieres ir.

Otra truco es utilizar recordatorios externos que pueden ser anotaciones en trozos de papel que te recuerden cosas como “Dar valor primero” o “Tu mejor amigo”. Engancha estas notas en tu frigorífico en el espejo del baño etc.

10. Tu actitud cambia tu realidad.
Todos hemos oído lo de “ser positivo” o que debemos cambiar nuestra actitud. Es un bonito consejo pero es muy fácil olvidarlo y seguir adelante como siempre si no se entra más en detalle en las razones por las cuales una actitud positiva es muy ventajosa.

Lo que descubrí hace unos años es que si cambias tu actitud cambias tu realidad. Cuando utilizas una actitud positiva en vez de una negativa empiezas a ver puntos de vista y detalles que antes eran completamente invisibles para ti. Llegas incluso a pensar “como no lo he hecho antes”?

Cuando cambias tu actitud cambias las cosas en las que concentras tu atención y todo empieza a verse de otro color. Aunque éste punto es muy similar al anterior, creo que es suficientemente importante para tener su propio apartado.

Cambiar tu actitud puede hacer que tu mundo de un giro tremendo. Muchos no estaréis de acuerdo a priori. Muchos consideramos el pesimismo como realismo, pero eso tiene mucho que ver con nuestro sistema de activación reticular. Tendemos a ver las cosas que nuestra mente busca y las convierte en real.

Si creemos que algo tendrá un resultado moderado o no tendrá éxito, nuestra mente filtrará y nos mostrará aquellos elementos que reafirmen nuestra creencia. Habremos tenido razón y ello reforzará todavía más nuestra actitud ya que nuestro “pesimismo-realismo” era acertado.

Quizás eso es lo que buscas, tener razón. Pero hay cosas mucho más divertidas que tener razón todo el tiempo. Si simplemente cambias tu actitud, en vez de solo analizar éste concepto en tu mente, te sorprenderás.

11. Agradecer trae felicidad.
Seguro que de pequeños nos lo han dicho cientos de veces. Hay que dar las gracias. Hay que ser agradecido. Simplemente porque es lo correcto.

Probablemente nunca nadie te ha explicado que sentirse agradecido de verdad es la mejor manera de cambiar un estado de ánimo negativo en uno de felicidad. Inténtalo la siguiente vez que te sientas desmoralizado o pesimista. Un minuto de sentir agradecimiento y todo cambia (si tu quieres, claro).

Además se trata de una excelente herramienta para mantener una actitud positiva y focalizar tu atención en las cosas correctas. Además, haces felices a los demás lo cual suele provocar que te sientas todavía más feliz ya que las emociones son contagiosas.

12. No te compares con otros.
El ego quiere compararse con otros. Quiere encontrar razones por las cuales sentirse bien contigo mismo (“Yo tengo un coche nuevo”). No obstante, éste habito nos trae problemas cuando nos comparamos con otros que tienen más que nosotros (“Oh, el coche de Pedro es más caro que el mío”). Consecuentemente ya no nos sentimos tan bien.

Cuando te comparas constantemente con otros, dejas que el mundo alrededor tuyo controle como nos te sientes contigo mismo. Acabas en una montaña rusa de emociones.

Es mucho mejor compararse con uno mismo.  Observar lo lejos que has llegado, lo que has conseguido tu, cuanto has evolucionado. Aunque a primera vista no parezca tan divertido, a la larga trae mucha más paz interna, fortaleza personal y sentimientos positivos.

13. El 80-90% de las cosas que temes nunca van a ocurrir.
Este es uno de los puntos importantes. La mayoría de cosas que temes no ocurrirán!

Son simples fantasmas en tu mente. Mejor todavía, en el improbable caso de que ocurran, las consecuencias casi nunca son tan malas o dolorosas como te imaginas. Preocuparse es en la mayoría de casos una pérdida de tiempo y energía.

Esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero si piensas en todas las cosas que has temido que ocurrieran a lo largo de tu vida y cuantas han ocurrido en realidad, te darás cuenta que puedes empezar a relajarte y liberarte, aunque sea poco a poco, de muchas de tus preocupaciones.

Babalum: recomiendo la lectura de un artículo anterior en éste Blog: “En que nos
diferenciamos de las zebras

14. No te tomes las cosas demasiado en serio
Es muy fácil perderse en la complejidad de problemas y temas que parecen tremendamente importantes en estos momentos. Como decía en el punto anterior, la mayoría de problemas que te preocupan probablemente nunca ocurrirán. Casi seguro que las situaciones y problemas que te tienen atrapados en estos momentos, ni los recordarás en tres años (…y mucho menos en 100).

Tomarte a ti mismo, tus pensamientos o emociones demasiado en serio, la mayoría de veces solo lleva a un sufrimiento innecesario. Relajarse y reírse de si mismo puede obrar milagros en tu humor y en tu vida.

15. Escríbelo todo.
Si tu memoria es como la mía, posiblemente sea como un bolsillo agujereado. Mucha buenas ideas pueden perderse si no tienes el hábito de apuntarlas. Apuntarlas también te ayudará a mantener tu atención en lo que quieres.

16. En casi todas las experiencias puedes encontrar oportunidades.
En casi todas las experiencias encontrarás cosas que aprender y oportunidades de crecimiento. Experiencias negativas, errores y fracasos pueden a veces ser incluso mejores que los éxitos, porque te enseñan algo nuevo, algo que un éxito jamás te podría haber enseñado.

Siempre que tengas una experiencia negativa, pregúntate: donde está la oportunidad en esto? ¿Qué hay de bueno en ésta experiencia? Una experiencia negativa, puede, con el tiempo, ayudarte a crear muchas experiencias positivas.

Búsquedas recientes:

Manual sobre Inversores (9)

Por babalum, 24-09-2007 7:35 pm

Ir al librobit anterior de “Manual sobre Inversores”
Ir al librobit (1) de “Manual sobre Inversores”

18. Los inversores tienen un perfil de riesgo distinto a los fundadores

La mayoría de personas preferían ganar 1 millón de dólares con una probabilidad del 100% que ganar 10 millones de dólares con una probabilidad del 20%. Los inversores tienen suficiente dinero para permitirse ser racionales. Por ello siempre están animando a los emprendedores a que se la jueguen. Si una empresa funciona bien, los inversores pedirán a los fundadores que rechacen ofertas de compra. De hecho, la mayoría de startups que rechazan ofertas de compra acaban teniendo muy buenos resultados. A pesar de ello suele ser una decisión muy difícil para los fundadores porque no hay garantías de que todo salga bien y pueden acabar perdiéndolo todo.

Si alguien te ofrece comprar a 5 millones de dólares de valoración y dices que no, la situación es exactamente igual que si tuvieras 5 millones de dólares y los apostaras en una jugada a la ruleta.

En el mencionado caso los inversote dirán que la empresa vale mucho más. Posiblemente tengan razón, pero eso no significa necesariamente que sea incorrecto vender. Cualquier asesor financiero que invierta todo el dinero del mismo cliente en acciones de una sola empresa privada, probablemente pierda su licencia.

Es cada vez más frecuente que los inversores dejen que los fundadores vendan sus participaciones, al menos parcialmente. Eso posiblemente resuelva la situación. La mayoría de fundadores tienen un nivel de vida tan bajo que se sentirán ricos por unas cantidades que a los inversores no les parecerán excesivas.

De todas formas se está avanzando muy poco a poco por ésta vía porque las Capital Riesgo no quieren parecer irresponsables y prefieren ser conservadoras.

19. Hay mucha variedad de inversores

Hace años cuando era fundador pensaba que todas las Capital Riesgo eran iguales y es que realmente parecen iguales. Desde que trato con ellas con mayor frecuencia he aprendido que algunas son más listas que otras.

Se mueven en un negocio donde los ganadores tienden a seguir ganando y los perdedores tienden a seguir perdiendo. Cuando una Capital Riesgo ha tenido éxito en el pasado, todo el mundo quiere que invierta en su empresa y consecuentemente tienen la ventaja de poder escoger mucho más los proyectos.
Éste circulo virtuoso provoca que en el mercado del Capital Riesgo las diez empresa más grandes viven en un mundo muy distinto que por ejemplo la número cien de ese hipotético ranking. Suelen ser más listos y comportarse de forma más calmada. No necesitan hacer cosas raras y tampoco quieren ya que es tienen que defender más su marca.

Opino que solo hay dos tipos de empresas de Capital Riesgo de las que deberías obtener financiación suponiendo que te puedas permitir el lujo de elegir: el grupo de las 20 mejores o un reducido grupo de nuevas Capital Riesgo que aún no han tenido tiempo de llegar a las primeras posiciones.

Es todavía más importante ir a por una de las 20 mejores si eres un “hacker” ya que suelen sentirse más seguros y es menos probable que te asignen un gestor como CEO, tal como se solía hacer en los años ’90. Si pareces listo y quieres hacerlo, te dejarán gestionar tu propia empresa.

Ir al siguiente librobit de “Manual de Inversores”

Búsquedas recientes:

Manual sobre Inversores (3)

Por babalum, 13-06-2007 11:09 pm

Ir al librobit anterior de “Manual sobre Inversores”
Ir al librobit (1) de “Manual sobre Inversores”

6. La mayoría de inversores solo buscan grandes éxitos

Las empresas de Capital Riesgo prefieren proyectos que tienen la posibilidad de salir a bolsa. Es allí donde hay dinero a ganar de verdad. Saben que la probabilidad de que una startup concreta salga a bolsa es baja, pero buscan invertir en aquellas que al menos tienen una posibilidad.

Actualmente la manera en la que parece que operan las Capital Riesgo es invertir en un buen número de proyectos, de los cuales la mayoría fracasan pero uno es Google. Aquellos pocos proyectos que acaban arrasando, compensan con creces las pérdidas de todas las demás inversiones. Esto significa que muchas Capital Riesgo sólo invertirán en ti si eres un Google en potencia. No les interesan inversiones con poco riesgo pero que puedan ser adquiridas pro 20 millones de dólares. Tiene que existir la posibilidad, por muy remota que sea, de que la empresa se convierta realmente en una gran compañía.

Nota de Babalum: Leyendo éste párrafo me vienen a la mente las teorías de los cisnes negros positivos de Nassim Taleb. Recomiendo leer ésta parte de la serie de librobits “Confundidos por el azar” donde Taleb explica su propia estrategia de inversión

En éste punto los “Business Angels” son diferentes. Normalmente éstos se dan por satisfechos si pueden esperar la venta de la empresa por 20 millones de dólares, aunque naturalmente no despreciarán proyectos que tengan probabilidad de salir a bolsa. Consecuentemente es bueno tener un plan a largo plazo ambicioso ya que complaceremos a unos y a otros.

Si acabas aceptando el dinero de una Capital Riesgo, más vale que estés seguro de tus planes ambiciosos ya que normalmente los términos impuestos por éstas dificultan una adquisición prematura. No te dejarán vender antes de que se pueda lograr una valoración de la compañía de acuerdo a sus expectativas.

7. A las empresas de Capital riesgo solo les interesan proyectos donde puedan invertir mucho dinero

Dado que las empresas de Capital Riesgo suelen gestionar fondos de inversión les interesa aportar grandes sumas. Un típico fondo de una empresa de Capital Riesgo suele ser de cientos de millones de dólares. Si la empresa tiene 10 socios y el fondo es de 400 millones de dólares, a cada uno le toca seleccionar e invertir 40 millones de dólares. Normalmente las empresas de Capital Riesgo forman parte de los Consejos de Administración de las empresas en las que invierten. Consecuentemente si sus inversiones fueran en promedio de 1 millón de dólares, cada uno tendría que participar en 40 consejos (160 reuniones al año si se celebran trimestralmente). Eso ya no es divertido. Es por ello que prefieren invertir más de una sola vez.

Pensar que por necesitar poco dinero te va a ayudar para que las Capital Riesgo te consideren una ganga es equivocado. De hecho te hace menos atractivo ya que significa que las barreras de entrada a tu negocio son bajas.  Cualquier competidor puede encontrar alguien que le preste una suma de dinero parecida ya que ésta es reducida. Ellos prefieren tratos de mayor envergadura, donde puedan invertir mas dinero de una sola vez y optimizar el rendimiento de su propia dedicación y tiempo.

De nuevo, los “Business Angels” son distintos dado que invierten su propio dinero. Les parece perfecto invertir menores cantidades, incluso a veces 20.000 dólares, siempre y cuando el retorno potencial les resulte suficientemente atractivo. Así que si estás pensando en montar algo por poco dinero, búscate un “Business Angel”.

Ir al siguiente librobit de “Manual sobre Inversores”

Búsquedas recientes:

Manual sobre Inversores (2)

Por babalum, 11-06-2007 9:56 pm

Ir al librobit anterior de “Manual sobre Inversores”

1. A los Ángeles no les gusta la publicidad.

¿Si los “Business Angels” son tan importantes porque oímos mucho más acerca de las empresas de Capital Riesgo? Pues porque a las empresas de Capital Riesgo les gusta la publicidad, necesitan venderse a los inversores que son sus clientes – los fondos de inversión y familias ricas que les dejan su dinero para que lo inviertan – y también a los emprendedores que vendrán para que los financien.

Los Ángeles no necesitan venderse a nadie porque invierten su propio dinero. Tampoco quieren venderse a los emprendedores: no quieren que se les persiga con planes de negocio. En realidad, las Capital Riesgo tampoco. Tanto unos como otros hacen tratos casi exclusivamente a través de presentaciones personales.

El motivo por el cual las Capital Riesgo desean tener una marca importante, no es conseguir más propuestas de negocio, sino para ganar aquellos proyectos que les interesan cuando compiten contra otra empresa de Capital Riesgo. Los “Business Angels” raramente compiten con otros, ya que cada uno de ellos invierte en menor número de proyectos o porque no les importa invertir conjuntamente o porque invierten cuando hay muchos más proyectos que cuando lo hacen las Capital Riesgo.

4. La mayoría de inversores, especialmente las Capital Riesgo, no se parecen a los fundadores.Algunos “Business Angels” son o han sido alguna vez como los “locos por la informática”, pero la mayoría de las Capital Riesgo son un tipo distinto de personas: se dedican a hacer negocios.

Si eres tu eres uno de esos “locos por la informática”, te propongo el siguiente juego para entender porque no hay gente como tu en las empresas de Capital Riesgo: ¿Que pensarías acerca de un trabajo donde nunca haces nada, pero te pasas todo el día escuchando los discursos de otros acerca de sus proyectos (la mayoría de ellos terribles), decidiendo si invertir en ellos o no y participando en los consejos de administración de aquellas en las que invertiste? Probablemente me contestarías que eso sería tremendamente aburrido. A los “locos por la informática” les gusta hacer cosas.

Debido a que la mayoría de las Capital Riesgo son de una especie distinta a los fundadores, es muy difícil saber que piensan realmente los primeros. Si tu eres uno de esos “locos por la informática” probablemente la última vez que trataste con alguno de ellos fue en la escuela. Quizás te cruzaste con alguno en la universidad en tu camino al laboratorio. Pero no los subestimes. Son tan expertos en su mundo como tú lo eres en el tuyo. Lo que suelen hacer muy bien, es juzgar a las personas y hacer tratos que les benefician. Piénsatelo dos veces antes de intentar vencerles en esto.

5. La mayoría de inversores invierten cuando hay movimiento

Debido a que la mayoría de inversores buscan cerrar negocios más que tecnólogos, por lo general no entienden lo que tú haces. Cuando era fundador, sabía que la mayoría de las Capital Riesgo no entendían de tecnología. También sabía que algunos ganaron mucho dinero. No obstante no fue hasta hace muy poco que se me ocurrió juntar estos dos hechos y preguntarme “¿Como puedes ser que las Capital Riesgo ganen dinero invirtiendo en cosas que no entienden?”

La respuesta es que invierten cuando detectan movimiento. De hecho es posible (o al menos lo era) ganar un montón de dinero si eres capaz de detectar cambios repentinos en bolsa. Cuando la cotización de una acción sube repentinamente, compras, y si cae repentinamente, vendes.  De hecho te comportarías como un jugador de bolsa con información privilegiada, sin saber exactamente lo que sabes. Solo sabes que sabes algo y es éste algo el que provoca el movimiento de la acción.

Las empresas de Capital Riesgo operan de éste modo. No se preocupan de analizar un proyecto para predecir si tendrá éxito o no. Ganan dinero porque perciben que algo está despegando algo antes de que se den cuenta los demás. Esto les proporciona casi tantas ganancias comos si tuviesen la capacidad de predecir que  proyectos tendrán éxito. Quizás les cueste un poco más caro comparado con haber invertido desde el principio, pero muy, muy poco más.

Como dicen muchos inversores, lo más importante es el equipo. En realidad lo más importante  para ellos es tu tráfico, luego lo que piensan otros inversores y finalmente el equipo. Si todavía no tienes tráfico entonces lo más importante para ellos es lo que piensan otros inversores acerca de tu proyecto. Y como puedes imaginar esto trae consigo opiniones variadas y cambiantes sobre el precio de una startup. De repente todos están interesados en ti, rogándote que cuentes con ellos, pero sólo hace falta que uno de los inversores se enfríe un poco y a la semana siguiente nadie te devolverá tus llamadas de teléfono. Estamos habituados a tratar con startups que pasan de estar en boca de todos al olvido total en unos pocos días, cuando en realidad no ha cambiado nada en el proyecto.

Hay dos maneras de afrontar ésta situación. Si te sientes con suficientes ánimos y confianza puedes intentar jugar el juego según sus reglas. Puedes empezar pidiendo una cantidad pequeña de inversión a una de las Capital Riesgo más modestas y una vez has generado interés, contactar una de las Capital Riesgo más importantes para una suma más alta y provocar un interés en tu proyecto creciente para finalmente “vender” al precio más alto posible.

Desde luego es un juego muy arriesgado y conlleva meses  de trabajo y reuniones para tener éxito. Yo mismo no me atrevería a probarlo. Mi consejo es jugar sobre seguro: si alguien te ofrece una trato decente, simplemente cógelo y continúa focalizándote en desarrollar tu proyecto. Startups ganan o pierden dependiendo de la calidad de su producto y no de lo bien o mal que hayan negociado su financiación.

Ir al librobit siguiente de “Manual sobre Inversores”

Búsquedas recientes: