Entradas etiquetadas: librobit

Confundidos por el azar (42)

Por babalum, 21-05-2007 8:04 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

CREENCIAS Y DEPENDENCIAS DEL CAMINO

Se dice que las creencias dependen del camino si la secuencia de creencias es tal que la primera de ellas domina sobre el resto. Veamos un pequeño test. Imagina que posees un cuadro que compraste hace años por 20.000 $ y que actualmente vale 40.000 $. La pregunta es: ¿Lo comprarías hoy por su precio actual? Si la respuesta es no pero aún posees el cuadro, se pude concluir que tienes apego a tus decisiones iniciales. No existe ninguna motivo racional para seguir manteniendo el cuadro si no estuvieras dispuesto a comprarlo por el precio actual.

Existen motivos para creer que por razones evolutivas, podemos haber sido programados para ser leales a las ideas en las que hemos invertido tiempo. Pensemos en las consecuencias que traería que un político fuese tan racional que durante una campaña cambiara constantemente de partido, por el hecho de que evidencias frescas así lo aconsejasen. Así debería actuar un inversor de bolsa. No obstante existen algunas investigaciones médicas que aseguran que un comportamiento totalmente racional no es normal y puede estar relacionado con un malfuncionamiento de la amigdala, que por otra parte también se relaciona con personalidades psicópatas.

CALCULAR EN LUGAR DE PENSAR

La teoría de la probabilidad fue desarrollada principalmente gracias a los juegos de azar. Pero a diferencia del mundo real, los juegos de azar tienen reglas claras. En el mundo real ni tan siquiera sabemos de cuantos palos se compone la baraja y mucho menos cuantas cartas hay en juego. No obstante el académico Harry Markowitz tuvo las osadía de crear un método para calcular riesgos futuros a partir del grado de incertidumbre futuro, lo cual solo sería posible si el mercado tuviese reglas bien definidas – que, claramente, no es el caso.

Uno de los resultados más inmediatos del método fue el poner al sistema financiero cerca del colapso en 1998 gracias a dos colegas de Markowitz, Dr. Robert Merton y Dr. Myron Scholes. Fundaron un fondo de inversión basado en dicho método. De alguna manera realmente creyeron que mediante cálculos podrían medir el riesgo de forma científica sin pensar en la posibilidad de que ocurriesen imprevistos de gran impacto: los cisnes negros.

Dado que me dedico a apostar contra las predicciones de los economistas financieros, estos colegas de Markowitz me ayudaron a ganar dinero y que yo pudiese montar mi empresa Empírica.
Podría pensarse que cuando los científicos cometen un error, a continuación integran los nuevos descubrimientos para adaptar sus teorías. Pero eso no ocurrión en el caso de Merton y Scholes, al contrario, no hiceron más que quejarse de que otros inversores se lanzaron a despedazarlos en el mercado en cuanto mostraron los primeros signos de debilidad y que todo fué debido a un evento imprevisible. Que ironía. Un evento imprevisto hizo que no funcionase un método para calcular el riesgo futuro en base a la incertidumbre futura. Todo menos aceptar su fracaso, aunque por supuesto eso invalidaría las ideas que crearon a lo largo de sus carreras. Comparémoslos con Soros, quien afirma sin el menor rubor que no es infalible y que es capaz de replantearse cualquier creencia previa.

DE FUNERAL EN FUNERAL

La gente confunde la ciencia con los científicos. La ciencia es grandiosa, pero los científicos son humanos. Están casados con prejuicios, pudiendo defender a ultranza ideas que van contra la verdad. Hay quien dice que la ciencia no avanza hasta que un nuevo científico toma el relevo del anterior pero no sus prejuicios y resistencias a aceptar nuevos conocimientos. La ciencia avanza de funeral en funeral.

continúa en el librobit (43) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El Cisne Negro (versión española)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable
 (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (41)

Por babalum, 19-05-2007 6:06 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

CarneadesEn su primer día, ante la audiencia romana, Carneades hechizó a los presentes por la solidez de sus argumentos en favor de la justicia, como la más alta de nuestras motivaciones. Pero no era esto exactamente lo que pretendía.

Al siguiente día, estableció la doctrina de la incertidumbre del conocimiento en la forma más convincente posible. ¿Cómo? Refutando, con argumentos igualmente sólidos,  lo que había establecido el día anterior, convenciendo a la misma audiencia, justamente de lo contrario.

Carneades no fue el primer escéptico, ni el primero en enseñarnos la verdadera noción de probabilidad, pero este incidente permanece como el más impactante sobre generaciones de retóricos y pensadores. No fue meramente un escéptico, sino un dialéctico, siempre en contra de los dogmas y creencias absolutas.

El primer uso conocido del pensamiento probabilístico en la Historia se remonta a la Grecia del siglo sexto antes de Cristo, donde se empleaba en el marco legal. En el centro de este pensamiento estaba la noción de suceso más probable, que es la noción que nos enseña a ver los eventos y sus diferentes probabilidades de ocurrencia.

LA PROBABILIDAD,  HIJA DEL ESCEPTICISMO

Antes de que la cuenca del mediterráneo fuese dominada por el monoteísmo, con la creencia en una sola verdad, el escepticismo se había hecho común entre los más grandes pensadores. Cicerón, por ejemplo, prefería las probabilidades antes que alegar con certidumbre, pues, según algunos de sus críticos, esto le permitía contradecirse.  Sin embargo, tuvieron que transcurrir doce siglos para que Occidente volviese a alcanzar un pensamiento crítico.

Curiosamente en la edad media, cuando el cristianismo y sus dogmas eran el pensamiento predominante, el mundo árabe albergó un gran número de pensadores críticos. Justamente lo contrario que en la actualidad. En nuestra historia más reciente destaca Popper como uno de los pensadores destacados del escepticismo, el rechazo de los dogmas absolutos y el derecho a contradecirse sin sentirse atado por declaraciones hechas por uno mismo en el pasado.

LAS OPINIONES DE MONSIEUR NORPOIS

En su novela En Busca del Tiempo Perdido, Marcel Proust presenta a un diplomático semi jubilado, el Marqués de Norpois, quien, como hombre prominente de la sociedad, pasaba un tiempo considerable haciendo vida social en los salones. Proust relata abiertamente como su personaje se contradice en varias ocasiones y a causa de ello lo ridiculiza. Proust no considera que el diplomático podría haber cambiado de opinion. Se supone que debemos ser fieles a nuestras opiniones, de lo contrario somos considerados traidores.

Sin embargo, pienso que Monsieur de Norpois habría sido un excelente inversor de bolsa, ajustando constantemente sus opiniones a los últimos eventos y no sintiendose obligado a actuar de forma coherente a sus declaraciones previas. Uno de los mejores operadores que he conocido, Nigel Babbage, tiene la capcidad de sentirse completamente libre de sus opiniones y vender sus acciones sin el menor pestañeo, cuando solamente unas horas antes estaba defendiendo a capa y espada dicha inversión. Lo mismo ocurre con el financiero y filántropo George Soros. Para ellos cada día es borrón y cuenta nueva.

continúa en el librobit (42) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Confundidos por el azar (40)

Por babalum, 17-05-2007 7:14 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

LAS PALOMAS DE SKINNER

Analizando mi propias supersticiones he llegado a la conclusión que hay algo en nosotros que no se ha desarrollado adecuadamente en los últimos milenios y que nuestra tendencia a desarrollar supersticiones, aunque sean leves, obedecen a causas biológicas.  Quién también estudio éstas manifestaciones de asociación causal fue el famoso psicólogo Skinner.

Skinner puso a unas palomas hambrientas en una caja unidas a un mecanismo automático que suministraba comida a la paloma, a intervalos regulares independientemente de lo que la paloma hiciera. A pesar de que nada de lo que hiceran las palomas podía influir en el mecanismo que suministraba el alimento, cada una acabó desarrollando algún ritual. Una daba vueltas a la jaula en el sentido contrario de las agujas del reloj, otra erguía su cabeza hacia una esquina de la jaula. Otras dos desarrollaron un movimiento pendular del cuerpo y la cabeza. Las palomas vincularon en su cerebro un ritual específico a su alimentación.

A los humanos nos pasa igual, no estamos hechos para ver las cosas como independientes. Al ver dos eventos A y B, inmediatamente nos inclinamos a establecer relaciones causales entre ellos. Nos tomamos las cosas demasiado en serio. Hay muchas más cosas que dependen del azar de lo que nos imaginamos.

PHILOSTRATUS DE NUEVO 

Ya discutimos en el librobit (12) las diferencias técnicas entre ruido y señal. Ahora veremos cómo obramos ante éstos. El filósofo griego Pyrrho, quien abogaba por una vida de ecuanimidad e indiferencia, fue criticado por no mantener su compostura durante una circunstancia crítica. Su respuesta fue que le era difícil, a veces, librarse de su humanidad.

En cuanto a mi, he descubierto que muchos de los resultados obtenidos mediante los cálculos no penetran con suficiente profundidad en mi cerebro, como para influenciar mi conducta. Mi razón y mi instinto no están en sintonía.

Como un inversor racional (todos alardeamos de serlo), creo en que el ruido debe ser desechado, mientras que la señal debe ser tomada muy en serio. Sin embargo, he experimentado saltos de alegría por resultados que sabía eran puro ruido, y ataques de infelicidad ante otros que no poseían el más mínimo grado de significado estadístico. Para evitar tomar decisiones irracionales basados en ruido, me he prohibido a mi mismo consultar mis informes de rentabilidad, a menos que éstos excedan un umbral predeterminado.

Una de las cosas que más me irrita es que la gente me de lecciones de cómo comportarme, pues la mayoría sabemos lo que debe hacerse, el problema es hacerlo, no la falta de conocimiento. Sólo hace falta echar un vistazo a los médicos y enfermeras fumando en la calle delante del centro de cáncer Memorial-Sloan Kettering de Nueva York mientras sus pacientes van entrando en silla de ruedas para su siguiente tratamiento.

CARNEADES VISITA  ROMA. SOBRE PROBABILIDAD Y ESCEPTICISMO

Alrededor de 155 antes de Cristo, el filósofo griego Carneades visitó Roma con la misión de demostrar que la multa que Roma había impuesto a su pueblo era injusta. Representaba la Nueva Academia, que basaba su discurso en la argumentación y en el escepticismo ante los dogmas o certezas absolutas.

continúa en el librobit (41) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Confundidos por el azar (39)

Por babalum, 15-05-2007 7:20 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

EN MODO “MUTE”

El logro que más me enorgullece es mi liberación de la televisión y de la prensa. Pero solamente lo logré gracias a algunos trucos, de lo contrario jamás habría logrado escapar de la toxicidad de la era de la información. En la sala de negocios de mi compañía normalmente tengo todo el día el televisor encendido con el canal CNBC de noticias sobre las finanzas, presentando comentarista tras comentarista, así como CEO tras CEO haciendo declaraciones sobre eventos sin la más mínima relevancia estadística. ¿Cuál es mi truco? Pongo el volumen en cero. ¿Por qué? Porque así la persona en pantalla aparece ridícula, lográndose el efecto contrario que cuando se está oyendo. Se ve a la persona moviendo sus labios y contrayendo sus músculos faciales con gestos de importancia y aspecto serio. No, obstante no sale ningún sonido. A mi me resulta cómico. Combato mi tendencia a ser confundido por comentarios aleatorios que no son más que ruido mediante otro rasgo innato, mi sentido de lo que es cómico.

SUPERSTICIONES

En mis primeros años de trabajo, cada mañana tomaba un taxi que me dejaba en la esquina de Avenida Park y Calle 53 para ira trabajar. Un día tuve el infortunio (o quizás la fortuna) de ir con un chofer incapaz de hablar algo comprensible para mi, incluyendo el inglés de los taxistas. Traté de ayudarle a pasar entre la Calle 74 y la 53, pero él continuó obstinadamente una manzana más, forzándome a entrar por la calle 52. Ese día, mi cartera de inversiones obtuvo considerables ganancias, siendo el mejor día de mi joven carrera hasta ese momento.

Al día siguiente esperé al mismo taxista para darle una gigantesca propina, pero no apareció, así que tomé otro taxi, pero me sorprendí pidiéndole al chofer que me dejara en el mismo lugar en que me habían dejado el día anterior. Evidentemente, algo dentro de mi creía en un fuerte vínculo causal entre el lugar por donde entraba y el comportamiento del mercado. Me sentí perturbado, pues acababa de ser consciente por primera vez como a pesar de defender a capa y espada el análisis racional y calculado, me estaba comportando como un supersticioso.

A partir de ese momento me fuí dando cuenta de muchas más manías (leves)que se habían ido desarrollando clandestinamente en mi conducta. Estoy seguro que muchas de esas conductas están causadas por mi educación levantina (Nota de Babalum: Nassim Taleb es originario de el Líbano) y basadas dichos y proverbios pasados de generación en generación durante siglos.

Pero por otro lado también me demostró en mi propia persona como el ser humano es capaz defender y creer firmemente ciertas cosas y desarrollar (hasta cierto punto) conductas inconsistentes con esas creencias.

¡Desde entonces soy consciente y estoy muy alerta!

continúa en el librobit (40) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (38)

Por babalum, 13-05-2007 5:15 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

Tengo un truco para saber si algo concreto está sucediendo en el mundo. He organizado el monitor de mi Bloomberg de manera que muestre las cotizaciones y los cambios porcentuales de todos los precios relevantes. A fuerza de mirar el mismo arreglo durante años, he creado una manera instintiva de saber si algo serio está ocurriendo. El truco consiste en observar sólo los grandes cambios porcentuales. Cualquier cambio que esté dentro del margen de cambios habituales lo considero ruido. Además la importancia de los cambios no es lineal. Por ejemplo: un cambio de un 2% no tiene el doble de significado que un cambio de un 1% sino aproximadamente cuatro veces más.

METODOS DE FILTRADO

La tecnología ha desarrollado métodos para eliminar ruido de todo tipo de señales. El método se basa en que cuando las variaciones en las amplitudes son pequeñas, éstas, muy probablemente, provienen del ruido. Lamentablemente los humanos no disponemos de esos filtros de ruido de forma natural. Si estamos escuchando una emisora de radio y ésta no se sintoniza bien, oiremos el ruido. Lo mismo ocurre con el ruido en un canal de TV mal sintonizado, el ruido de una llamada telefónica o los cambios en las cotizaciones de bolsa. A priori nos parecerá significativo un cambio de unos pocos puntos. No sabremos si se trata de ruido o no. Si encima los comentaristas nos bombardean con multitud de causas para ese cambio estaremos convencidos de su significado real.

NO ENTENDEMOS LOS NIVELES DE CONFIANZA

Imagine que usted viajará a dos localidades cuya temperatura estimada es de 30ºC, pero en la localidad A la temperatura tiene una variabilidad de más menos 5ºC, mientras en la localidad B es de más menos 15ºC. ¿Escogería la misma ropa? Este es un caso donde lo que importa no es la estimación en si misma sino el nivel de confianza. Mi estrategia de inversión está marcada por el márgen de error que le asigno a los niveles de variabilidad de una acción y no por el pronóstico de su cotización.

LO ADMITO. CERA EN MIS OIDOS

Odiseo atado al mástilLo admito. Me considero tan propenso a ser engañado como cualquier otro, la diferencia está en que soy consciente de ello y estoy alerta. Odiseo, el héroe homérico, tenía la reputación de usar la astucia para superar oponentes más fuertes, pero el uso más espectacular de esa astucia no fue contra un oponente más fuerte que el mismo, sino cuando al pasar por la isla de las sirenas, llenó de cera los oídos de los marineros y se ató a sí mismo al mástil, dando instrucciones a sus hombres que no lo liberasen hasta haber dejado la isla atrás.

Tengo claro que yo no soy ni lo suficientemente inteligente, ni lo suficientemente fuerte, como para luchar contra mis emociones. Por ello me pongo cera en mis propios oidos cuando creo que mis emociones pueden llegar a nublar mi razón y hacerme confundir ruido y señal.

continúa en el librobit (39) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes: