Entradas etiquetadas: Angels

Manual sobre inversores (5)

Por babalum, 06-07-2007 4:04 pm

Ir al librobit anterior de “Manual sobre Inversores”
Ir al librobit (1) de “Manual sobre Inversores”

10. La contribución de los inversores suele ser subestimada.

Los inversores hacen mucho más para las startups que simplemente darles dinero. Suelen ayudarles a hacer buenos tratos y introducirlos a personas que les pueden ayudar. Además, algunos de los más inteligentes, particularmente los Business Angels, pueden dar buenos consejos acerca del producto.

De hecho, diría que lo que diferencia a los buenos inversores de los mediocres es la calidad de sus consejos. Muchos inversores dan consejos, pero solo los mejores dan buenos consejos.

De todas formas, independientemente del tipo de ayuda que pueden prestar los inversores a una startup, ésta suele ser subestimada. Eso es así en parte porque es bueno para todos que se piense que los fundadores controlaron todos los detalles y todas las buenas ideas provienen de dentro de la empresa. Eso hace que aumente el valor de la compañía.

Ésta tendencia es reforzada por la obsesión que muestran los medios por los fundadores. Veamos, en una compañía fundada por 2 socios, el 10% de las ideas puede que provengan de la primera persona que se contrató. De hecho si no fuera así, probablemente se podría decir que no se ha contratado a la persona correcta. A pesar de ello, ésta persona será totalmente ignorada por la prensa.

Os digo esto como fundador: la contribución de los fundadores es siempre sobrestimada. El peligro de ésta situación es que nuevos emprendedores, viendo a otros fundadores, los vean como superhombres (…o mujeres), creyendo que deberán emularlos. La realidad es que todo el “show” solo es posible con la ayuda de multitud de otras personas de sus equipos que nunca aparecen en escena.

11. Las Capital Riesgo temen dar mala imagen.

Me ha sorprendido mucho, descubrir lo tímidas que son muchas Capital Riesgo. Parece que teman fracasar a los ojos de sus socios o incluso de aquellos cuyos fondos invierten.

Es posible medir este miedo observando que algunos no están dispuestos a invertir dineros del fondo que manejan pero si están dispuestos a invertir personalmente como “Business Angels”. De todas formas no es rigurosamente correcto decir que las Capital Riesgo están menos dispuestos a tomar riesgos. Lo que no están dispuestos, es a hacer cosas que puedan proporcionarles una mala imagen o reputación. Aunque pueda parecerlo, no es lo mismo.

Veamos un ejemplo. Muchas Capital Riesgo dudarían a la hora de invertir en una startup fundada por un par de hackers de 18 años por muy brillantes que sean. Si el proyecto fracasa, sus socios podrán decir: “Como se te ocurre invertir $x millones de nuestro dinero en unos jovenzuelos de 18 años?”

En cambio si una Capital Riesgo inviertese en una startup fundada por 3 ex – ejecutivos de banca, de 40 años y que pretenden subcontratar su desarrollo de producto – que a mi modo de ver es mucho más arriesgado – nadie les podría criticar si fallase.  A priori, la segunda inversión parece mucho más prudente.

Como dijo un amigo mío, “La mayoría de las empresas de Capital Riesgo no harían nada que suene mal al tipo de personas que gestionan fondos de pensiones”. Los “Business Angels” son más libres porque no tienen que rendir cuentas a nadie.

Ir al siguiente librobit de “Manual sobre Inversores”

Búsquedas recientes:

Manual sobre Inversores (2)

Por babalum, 11-06-2007 9:56 pm

Ir al librobit anterior de “Manual sobre Inversores”

1. A los Ángeles no les gusta la publicidad.

¿Si los “Business Angels” son tan importantes porque oímos mucho más acerca de las empresas de Capital Riesgo? Pues porque a las empresas de Capital Riesgo les gusta la publicidad, necesitan venderse a los inversores que son sus clientes – los fondos de inversión y familias ricas que les dejan su dinero para que lo inviertan – y también a los emprendedores que vendrán para que los financien.

Los Ángeles no necesitan venderse a nadie porque invierten su propio dinero. Tampoco quieren venderse a los emprendedores: no quieren que se les persiga con planes de negocio. En realidad, las Capital Riesgo tampoco. Tanto unos como otros hacen tratos casi exclusivamente a través de presentaciones personales.

El motivo por el cual las Capital Riesgo desean tener una marca importante, no es conseguir más propuestas de negocio, sino para ganar aquellos proyectos que les interesan cuando compiten contra otra empresa de Capital Riesgo. Los “Business Angels” raramente compiten con otros, ya que cada uno de ellos invierte en menor número de proyectos o porque no les importa invertir conjuntamente o porque invierten cuando hay muchos más proyectos que cuando lo hacen las Capital Riesgo.

4. La mayoría de inversores, especialmente las Capital Riesgo, no se parecen a los fundadores.Algunos “Business Angels” son o han sido alguna vez como los “locos por la informática”, pero la mayoría de las Capital Riesgo son un tipo distinto de personas: se dedican a hacer negocios.

Si eres tu eres uno de esos “locos por la informática”, te propongo el siguiente juego para entender porque no hay gente como tu en las empresas de Capital Riesgo: ¿Que pensarías acerca de un trabajo donde nunca haces nada, pero te pasas todo el día escuchando los discursos de otros acerca de sus proyectos (la mayoría de ellos terribles), decidiendo si invertir en ellos o no y participando en los consejos de administración de aquellas en las que invertiste? Probablemente me contestarías que eso sería tremendamente aburrido. A los “locos por la informática” les gusta hacer cosas.

Debido a que la mayoría de las Capital Riesgo son de una especie distinta a los fundadores, es muy difícil saber que piensan realmente los primeros. Si tu eres uno de esos “locos por la informática” probablemente la última vez que trataste con alguno de ellos fue en la escuela. Quizás te cruzaste con alguno en la universidad en tu camino al laboratorio. Pero no los subestimes. Son tan expertos en su mundo como tú lo eres en el tuyo. Lo que suelen hacer muy bien, es juzgar a las personas y hacer tratos que les benefician. Piénsatelo dos veces antes de intentar vencerles en esto.

5. La mayoría de inversores invierten cuando hay movimiento

Debido a que la mayoría de inversores buscan cerrar negocios más que tecnólogos, por lo general no entienden lo que tú haces. Cuando era fundador, sabía que la mayoría de las Capital Riesgo no entendían de tecnología. También sabía que algunos ganaron mucho dinero. No obstante no fue hasta hace muy poco que se me ocurrió juntar estos dos hechos y preguntarme “¿Como puedes ser que las Capital Riesgo ganen dinero invirtiendo en cosas que no entienden?”

La respuesta es que invierten cuando detectan movimiento. De hecho es posible (o al menos lo era) ganar un montón de dinero si eres capaz de detectar cambios repentinos en bolsa. Cuando la cotización de una acción sube repentinamente, compras, y si cae repentinamente, vendes.  De hecho te comportarías como un jugador de bolsa con información privilegiada, sin saber exactamente lo que sabes. Solo sabes que sabes algo y es éste algo el que provoca el movimiento de la acción.

Las empresas de Capital Riesgo operan de éste modo. No se preocupan de analizar un proyecto para predecir si tendrá éxito o no. Ganan dinero porque perciben que algo está despegando algo antes de que se den cuenta los demás. Esto les proporciona casi tantas ganancias comos si tuviesen la capacidad de predecir que  proyectos tendrán éxito. Quizás les cueste un poco más caro comparado con haber invertido desde el principio, pero muy, muy poco más.

Como dicen muchos inversores, lo más importante es el equipo. En realidad lo más importante  para ellos es tu tráfico, luego lo que piensan otros inversores y finalmente el equipo. Si todavía no tienes tráfico entonces lo más importante para ellos es lo que piensan otros inversores acerca de tu proyecto. Y como puedes imaginar esto trae consigo opiniones variadas y cambiantes sobre el precio de una startup. De repente todos están interesados en ti, rogándote que cuentes con ellos, pero sólo hace falta que uno de los inversores se enfríe un poco y a la semana siguiente nadie te devolverá tus llamadas de teléfono. Estamos habituados a tratar con startups que pasan de estar en boca de todos al olvido total en unos pocos días, cuando en realidad no ha cambiado nada en el proyecto.

Hay dos maneras de afrontar ésta situación. Si te sientes con suficientes ánimos y confianza puedes intentar jugar el juego según sus reglas. Puedes empezar pidiendo una cantidad pequeña de inversión a una de las Capital Riesgo más modestas y una vez has generado interés, contactar una de las Capital Riesgo más importantes para una suma más alta y provocar un interés en tu proyecto creciente para finalmente “vender” al precio más alto posible.

Desde luego es un juego muy arriesgado y conlleva meses  de trabajo y reuniones para tener éxito. Yo mismo no me atrevería a probarlo. Mi consejo es jugar sobre seguro: si alguien te ofrece una trato decente, simplemente cógelo y continúa focalizándote en desarrollar tu proyecto. Startups ganan o pierden dependiendo de la calidad de su producto y no de lo bien o mal que hayan negociado su financiación.

Ir al librobit siguiente de “Manual sobre Inversores”

Búsquedas recientes:

Manual sobre Inversores (1)

Por babalum, 10-06-2007 9:21 pm

Traduzco a continuación un interesantísimo artículo de Paul Graham que explica en 21 puntos las diferencias entre las empresas de capital riesgo y los “Business Angels”, que esperar de ellos y algunos consejos de cómo tratarlos.

El artículo original está en: http://www.paulgraham.com/guidetoinvestors.html

Artículos relacionados: Diez mitos acerca de emprender negocios tecnológicos 

———————————–

Abril 2007

(Este artículo es un extracto de mi presentación en la conferencia 2007 ASES en Stanford)

El mundo de los inversores es ajeno a la mayoría de emprendedores tecnológicos, en parte porque los inversores son tan diferentes a ellos y en parte porque suelen operar en secreto. He tenido relación con éste mundo durante muchos años, tanto como fundador como inversor y todavía no puedo decir que lo entienda completamente.

En éste articulo voy a citar algunas de las cosas sorprendentes que he aprendido acerca de los inversores. Algunas de ellas las he aprendido éste último año. Enseñar a emprendedores tecnológicos como tratar con inversores es probablemente la segunda cosa más importante que hacemos en “Y Combinator”. La primera cosa importante para una startup es hacer algo bien. Pero todo el mundo sabe que eso es importante. Lo peligroso acerca de los inversores es que los emprendedores tecnológicos ni se imaginan lo poco que realmente saben acerca de ese extraño mundo.

1.     Los inversores son los que hacen que una “startup” prospere.

Hace algo de un año intente averiguar que se necesita para reproducir Silicon Valley en otra parte. Llegué a la conclusión de que los ingredientes críticos son gente rica y “locos por la informática”, es decir inversores y fundadores. Personas es todo lo que se necesita para hacer tecnología, por consiguiente una vez tengamos a reunidos a éstos dos grupos, todos los demás vendrán por si mismos.

Si hilamos más fino, diría que el factor limitante son realmente los inversores. No porque contribuyan más a la empresa, pero simplemente porque están menos dispuestos a desplazarse. Son ricos. No se van a desplazar a Alburquerque simplemente porque hay un par de emprendedores listos en los cuales podrían invertir. No obstante, los emprendedores si que viajarían al Bay Area para encontrar inversores.

2.     Los inversores ángeles (“Business Angels”) son los más importantes.

Hay diferentes tipos de inversores. Las dos categorías más importantes son ángeles y capital riesgo: las empresas de capital riesgo invierten el dinero de otros y los ángeles invierten el suyo. Aunque sean menos conocidos, los inversores ángel son probablemente el ingrediente más importante a la hora de crear un Silicon Valley. Muchas compañias que obtienen financiación de empresas de capital riesgo, jamás hubiesen llegado hasta ese punto si no hubiesen invertido primero los “Business Angels”.

Las Capital Riesgo dicen que normalmente entre el 50%-75% de las empresas que financian ya han obtenido anteriormente algún tipo de inversión externa. Los ángeles están dispuestos a financiar proyectos más arriesgados que el Capital Riesgo. También suelen dar consejos de mayor valor, dado que la mayoría fueron emprendedores anteriormente, todo lo contrario que el Capital Riesgo.

La historia de Google es un ejemplo del papel crucial que juegan los “Business Angels”. Mucha gente sabe que Google obtuvo dinero de Kleiner y Sequoia. Lo que no se suele saber es en que punto de su historia. Esa ronda de financiación no era la primera, la valoración premoney fue de 75 millones de dólares. En ese momento Google ya era una compañía de éxito. Realmente, Google fue fundada con dinero de ángeles.

Puede parecer extraño que una de las startup estandarte de Silicon Valley fuera fundada de esa manera, pero en realidad no es tan sorprendente. El riesgo siempre es proporcional a la recompensa.  Aunque el mayor éxito hasta el momento, Google probablemente parecería una apuesta muy arriesgada en sus inicios y eso es exactamente lo que el Capital Riesgo rehuye.

¿De donde salen los inversores ángeles? De otras startups. Es por ello que lugares con una alta concentración de startups se benefician de un cierto efecto de  mercado aunque con un desfase en el tiempo: las startups existen porque antes hubo otras.

Nota de Babalum: ¡Que casualidad! Acabo de hacer un pausa para cenar y hojear la Vanguardia del Domingo para encontrarme con el siguiente párrafo en la entrevista que hacen a Carlos Blanco, Presidente de ItNet, uno de los veteranos de la Internet española:

“Expresa su decepción por la falta de “business angels” en España. Somos los empresarios de Internet que tenemos recursos los que apoyamos a los nuevos emprendedores”

En éste artículo del blog de Carlos hay un enlace para descargarse el artículo completo en pdf.  

Ir al siguiente librobit de “Manual sobre Inversores”
 

Búsquedas recientes: