Entradas etiquetadas: aleatoriedad

Confundidos por el azar (21)

Por babalum, 06-11-2006 10:40 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

LA ECONOMETRIA Y LA HISTORIA

El patrón de una serie temporal permite predecir qué sucederá un lapso de tiempo después. Si estuviésemos tratando con un mundo donde la aleatoriedad siguiera un patrón o se amoldara a una distribución de probabilidades concreta, las cosas serían fácilmente resueltas mediante la Econometría o Análisis de las Series Temporales. Un econometrista introduce sus datos en su software y rápidamente éste entregará un diagnóstico sobre si vale la pena hacer una inversión.

Pero en realidad no estamos seguros de la naturaleza aleatoria del mundo en que vivimos. Los resultados derivados del software, basado en elementos del pasado, pueden en ocasiones ser acertados o no, pudiéndose convertir los datos históricos del mercado en una trampa, precisamente porque a veces parece que “acierta”. Por ejemplo aquellas divisas que mostraron las mayores estabilidades históricas, como en Malasia, Indonesia y Thailandia en 1997, fueron las más propensas a la quiebra.

Como escéptico tengo muchas dudas ante conclusiones extraidas del análisis de una única serie temporal. Necesito muchos más datos. Mi mayor razón es el evento raro, pero tengo muchas otras. Puede parecer que me estoy contradiciendo en este punto con capítulos previos de éste libro donde critíco a quienes no aprenden de la historia. No es así. Lo que quiero decir es que la historia nos enseña muchísimas cosas más que una serie temporal pobremente definida. Por ejemplo nos enseña que cosas que nunca ocurrieron antes pueden ocurrir. Es en éste sentido que sostengo que cuanto más ampliamente interpretemos la historia, ésta nos puede enseñar a evitar el empirismo ingenuo que consiste en extraer conclusiones de hechos históricos aislados.

LA FALACIA DEL EVENTO RARO – LA MADRE DE TODAS LAS DECEPCIONES

Por mi parte empezé a generalizar como eventos raros todas aquellas situaciones impredecibles y que nunca hubieras podido prever en base tus conocimientos previos. Un ejemplo podría ser el día que descubres la foto de aquel vecino tranquilo en el periodico acusado de ser el peligroso asesino en serie buscado desde hace meses por la policia. Defino como eventos raros los que se crean cuando una interpretación demasiado limitada de las series temporales dan lugar a conclusiones equivocadas sobre la probabilidad o riesgos de los mismos.

Estos eventos son siempre inesperados, de otra forma no se llamarían raros. En bolsa son generalmente causados por el pánico de los inversores, quienes se apresuran a descargar todo cuanto puedan y tan pronto como sea posible (liquidación) y no están limitado a un solo tipo de valores, sino que pueden afectar a un portafolio completo. Veamos un ejemplo: un portafolio puede tener ingresos estables por largos períodos, evitando las volatilidades, hasta que, súbitamente, por accidente ( para mi no lo es), el portafolio cae en un 40% cuando se esperaba que en el peor de los casos cayera en sólo un 4%.

Existe una categoría de operadores que “disfrutan” de eventos raros inversos, para ellos la volatilidad es frecuentemente portadora de buenas noticias. Estos operadores pierden dinero frecuentemente, pero en pequeñas cantidades, y hacen dinero pocas veces, pero en grandes cantidades. Les llamo cazadores de crisis y me siento feliz de ser uno de ellos.

 

continúa en el librobit (22) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (20)

Por babalum, 04-11-2006 11:33 am

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

UN ARROGANTE HIJO DE 20 AÑOS

En una ocasión un amigo de confianza de mi padre, rico y de los que les gusta subrayar su lugar en la escala social, me llamó durante una visita suya a Nueva York. Quería extraer de mí una valoración respecto al estado de varios mercados financieros. Realmente yo no tenía opiniones acerca de las tendencias de los mercados a pesar de mi condición de operador de bolsa. Tampoco hice ningún esfuerzo por formular alguna.

El caballero continuó haciéndome preguntas precisas sobre el mercado de bonos europeos, sin duda con el interés de comparar mi opinión con la de algún otro “experto”. En lugar de hacerle predicciones comencé a explicarle algunas de mis ideas sobre la aleatoriedad, de modo que se llevó la impresión de que estaba eludiéndole y casi se daña la amistad entre él y mi padre. Llegó a llamar a mi padre y decirle: “¡Todos los especialistas que consulto me tratan con respeto, pero su engreído hijo de 20 años se ha hecho el importante, negándose a darme un pronóstico del mercado!”

EVENTOS RAROS

Mi vida como operador ha sido la de “las apuestas asimétricas”, esto es, trato de beneficiarme de los eventos raros, que no se repiten con frecuencia, pero que, correspondientemente, dan lugar a un grandes ganancias cuando ocurren. Trato de hacer dinero lo menos frecuentemente posible, pues mientras más raro es el evento, más devaluado será su precio. ¿Por qué? Debido a una inclinación psicológica de la gente dedicada a esta carrera a causa de centrar su atención en la lluvia de información que les llegaba. Hasta algunos experimentados veteranos no parecen entender que la probabilidad no importa, sino los dividendos.

Veamos un ejemplo de un inversor legendario como Jim Rogers, que llegó a ser socio de George Soros: “Yo no compro opciones de compra. Está demostrado por estudios que el 90% de las opciones expiran en pérdidas, por lo tanto si quiero invertir en un mercado alcista mediante opciones sólo vendo opciones de compra (calls)”.

A pesar de su reputación, Jim, no parece tener clara la diferencia entre probabilidad y retornos esperados. La probabilidad no es relevante. Tendría que haber evaluado los retornos del 10% de opciones ejercidas con ganancias y compararlas con las pérdidas del 90% de las opciones restantes.

Uno de los eventos raros a los que me refiero fue el derrumbamiento de los mercados financieros en 1987 que además me convirtió en un operador. Nero, el pesonaje de los primeros capítulos de ésta historia, trata siempre de salir sin daños evitando exponerse a los eventos raros, que es la defensa más común, pero yo soy mucho más agresivo y he organizado mi trabajo de tal manera que pueda obtener ganancias de estos eventos raros, con mis apuestas asimétricas.

SIMETRÍA Y CIENCIA

En la mayoría de las ciencias, tal asimetría no importa.

Desafortunadamente, las técnicas empleadas en las finanzas son frecuentemente importadas de otras áreas, por ser ésta una disciplina joven. En la mayoría de las especialidades, fuera de las finanzas, no trae problemas la eliminación de valores extremos de las muestras, pues hacerlo no altera significativamente los resultados. Así, la gente en las finanzas importan la técnica e ignoran los eventos raros, sin darse cuenta que este evento puede llevar una compañía a la bancarrota. Si estuviésemos tratando con un mundo determinista – esto es, despojado de la aleatoriedad- y conociéramos con certeza que éste era el caso, las cosas probablemente serían mucho más fáciles.

 

continúa en el librobit (21) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (18)

Por babalum, 09-10-2006 8:03 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

Una ojeada a las constantes que caracterizan a los jugadores de bolsa engañados por el azar.

Los jugadores de bolsa engañados por el azar comparten las siguientes características:

  • Sobreestimación de la exactitud de sus análisis, ya sean económicos (Carlos) o estadísticos (John).
  • Tendencia a casarse con sus posiciones.
  • Tendencia a cambiar su historia. Ellos se transforman de inversores que se juegan su propio dinero en agentes que juegan con el dinero de otros y viceversa una y otra vez para manejar los reveses de la fortuna.
  • Falta de un plan previsor ante eventuales pérdidas.
  • Falta de pensamiento crítico. Consideran perfectos sus métodos de determinación de valores .
  • Negación. Ellos ignoran el mensaje proveniente de la realidad. ¿Cómo pudieron estos operadores que cometieron un sólo error tener tanto éxito? Simplemente se debe a la aleatoriedad.

Falsamente pensamos que los operadores hacen dinero porque son buenos, cuando lo real es que los consideramos buenos porque hacen dinero. Tanto Carlos como John se beneficiaron de un ciclo burátil en que sus características eran las adecuadas para el éxito.

Ingenuas teorías Evolucionistas

Ilustremos cómo malos operadores tienen ventajas de supervivencia sobre buenos operadores a corto -y mediano- plazo. La simplicidad del concepto de la auto selección Darwiniana ha conducido a muchos, incluso a científicos, a la ciega creencia en la infalibilidad de este principio en todos los campos, incluido el económico, donde se ha considerado que, gracias a la competencia, prosperará el mejor.

En círculos empresariales o sociales se aplican las mismas creencias. Se fomenta la competencia entre empresas, entre directivos, departamentos y empleados. El más fuerte o mejor sobrevivirá.

Pero las ideas de Darwin no se refieren a la supervivencia, sino a la capacidad reproductiva, lo que hace que ésta es solo observable en estudios sobre las especies que abarcan largos períodos de tiempo. Al considerarse periodos tan prolongados también se eliminan muchos de los efectos de la aleatoriedad. La aleatoriedad hace que lo que parece fruto de la evolución puede ser incluso una regresión. Las mutaciones negativas son rasgos que sobreviven a pesar de ser peores, pero no duran más de unas pocas generaciones. Los zoologos llaman a éste efecto “agregación temporal”

Por desgracia está arraigado en la creencia popular que la evolución significa progreso continuo y que la naturaleza no da saltos: “natura no facit saltus”. La realidad, no obstante, es otra y la historia está repleta de ejemplos.

¿Puede la Evolución ser engañada por la Aleatoriedad?

La evolución implica que en promedio los animales de una especie vayan siendo más capaces, pero esto no es aplicable si consideramos a un animal específico de esa especie o a lo largo de toda su vida. De la misma forma que un animal puede haber sobrevivido porque su “historia alternativa” fue favorable, el “mejor” operador en un negocio dado puede ser extraído de un subconjunto de operadores que sobrevivieron gracias a que casualmente eran los más adecuados a unas circunstancias concretas y (quizas todavía) no fueron expuestos a alguno de los eventos raros que suelen precisamente formar parte de la evolución selectiva.

Una característica perversa de la aleatoriedad es que mientras más tiempo transcurra sin encontrarse el animal con el evento raro, más vulnerable será a éste. Por algun efecto de la estructura de la aleatoriedad, alguien que es un puro perdedor a la larga y por ende incapaz de sobrevivir, puede presentar un alto grado de éxito a corto plazo.

Solon parece haber llegado a esta idea; pero trate de explicarle esto a un ingenuo hombre de negocios Darwinista o a su rico vecino de enfrente.

continúa en el librobit (19) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (15)

Por babalum, 01-10-2006 9:02 am

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

La supervivencia del menos capaz – ¿Puede la evolución ser engañada por la aleatoriedad?

Carlos: El genio de los Mercados Emergentes.

Solía encontrarme con Carlos en muchas fiestas neoyorkinas, donde aprovechaba para preguntarle sobre la compra venta de bonos de mercados emergentes. El término mercado emergente es empleado para definir un país en desarrollo, y los bonos son instrumentos financieros emitidos por sus gobiernos, fundamentalmente Rusia, Méjico, etc.

Estos bonos se comercializaron por centavos cuando a estos gobiernos no les iba bien, lo que atrajo fuertemente a los inversores, y cuando estos bonos se pusieron en boga, pasaron del centavo al dólar, dando lugar a jugosas ganancias.

Carlos no pudo hacer un PhD. en Ciencias Económicas, a pesar de ser un buen estudiante, pero obtuvo un Master y una carrera en Wall Street. Fue contratado para la nueva sección de mercados emergentes del banco de New York en 1992. Su entrada coincidió con los tiempos en que la actividad de dichos mercados emergentes y los ingresos del banco crecían rápidamente.

Tenía los ingredientes exactos para el éxito, pues además de sus conocimientos, parecía serio y era educado, así que se convirtió en una referencia en la comunidad de operadores de bolsa del mercado emergente, siendo promovido una y otra vez hasta convertirse en el jefe de su sección al tiempo que logró una ampliar su capital asignado.

LOS AÑOS BUENOS

La razón por la cual Carlos tuvo años buenos no fue justamente debido a que compró bonos del mercado emergente y el valor de éstos subió durante el período, sino por sus compras durante los declives. Acumuló valores al descender los precios, descargándolos después a medida que el mercado se recuperaba. Sus éxitos le hicieron creer que la intuición económica que tenía le permitía tomar buenas decisiones comerciales.

Una ojeada a los bonos de los mercados emergentes desde que Carlos se involucró en ellos, hasta su último talón de paga extraordinaria en diciembre de 1997, muestra una línea ascendente, con pequeños rizos ocasionales, como la devaluación mejicana de 1995, seguida por una reanimación extensa.

Fue el verano de 1998 el que deshizo a Carlos- esta última bajada no fué seguida de una reanimación. Su expediente hoy incluye un sólo mal momento – pero por desgracia uno malo de verdad. Había ganado cerca de $80 millones acumulados en sus años anteriores, pero perdió $300 millones en sólo un verano.

¿Qué sucedió?

Cuando el mercado comenzó a declinar en junio, sus fuentes, su intuición o su método no estaban preparados para detectar que ésta vez era diferente.


continúa en el librobit (16) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El Cisne Negro (versión española)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable
(libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (7)

Por babalum, 26-06-2006 11:20 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

Claramente, mis ideas y lenguaje puede resultarle hasta ofensivo a los que se consideran “hombres duros” en los negocios.

La historia del contraste entre Kenny y Jean-Patrice no es única. Pero, cuídense los “hombres duros” ; el cementerio de los mercados está desproporcionadamente lleno de “hombres duros”.

George Will No es Solon: Sobre Verdades Contra-intuitivas

El realismo puede ser punitivo, pero el escepticismo probabilístico es peor. Es imposible un análisis histórico sin cuestionar las interferencias. Si se oye hablar de hombres como Julio César es porque se expusieron a considerables riesgos y lograron vencer Lo que ocurre es que muchos otros, de iguales o superiores cualidades, se expusieron a similares riesgos pero nunca oímos hablar de ellos porque la fortuna les fue adversa.

Una ilustración de una dañina negación a considerar historias alternativas se da en la entrevista realizada por George Will al Profesor Robert Shiller, quien ha realizado notables discernimientos acerca de la estructura de la aleatoriedad de los mercados financieros. George Will, es un respetado comentarista; mientras que Shiller, un especialista en aleatoriedad que parece menos listo ante el público porque sus opiniones son es altamente no intuitivas. Desde hace tiempo Shiller dijo que el mercado de acciones estaba sobrevalorado. George Will indicó que de haberlo escuchado la gente, habría perdido dinero, pues el valor se había más que duplicado desde entonces. Por si fuera poco, Will, escribió un artículo sobre la mala profecía de de Shiller. No obstante, es de locos pensar, que un mercado irracional no pueda convertirse en todavía más irracional. Que el mercado continuara subiendo no invalida en absoluto los argumentos de Shiller. Esta tendencia a hacer y deshacer profetas basándose en la suerte de la ruleta es síntoma de nuestra inhabilidad genética de entender las leyes estocásticas.

Humillado en Debates

Nuestro cerebro no está preparado para entender las probabilidades de forma intuitiva, pero destaco que cada vez que he sido humillado en público por un periodista con argumentos fáciles, yo terminaba (más tarde) teniendo la razón. Sé que los argumentos deben ser simplificados; pero a veces se confunden las ideas complejas que no pueden ser simplificadas por falta de preparación. Tengo anécdotas de que los MBAs acaban fracasando en los mercados financieros porque no han sido entrenados para los argumentos altamente probabilísticos.

La sabiduría popular favorece las sentencias directas, pero el mundo de la aleatoriedad no funciona así. Recuerdo la afirmación de Einstein de que el sentido común no es más que una colección de nuestros conceptos erróneos a los 18 años.La historia de la ciencia muestra que casi todas leyes y teorías importantes, han parecido locuras al inicio. Trate de explicarle a Kenny que aunque su mejor agente de bolsa le haya hecho ganar mucho dinero, yo tengo argumentos suficientes para convencerlo de que este es un peligroso idiota.

continúa en el librobit (8 ) de “Confundidos por el azar”

 

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El Cisne Negro (versión española)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable
(libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes: