Confundidos por el azar (6)

Por babalum, 21-06-2006 10:44 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

Salvación vía AEROFLOT

La década de 1990 fue testigo de la llegada de gente más interesante y con mejor formación. Esto amenizó considerablemente las salas de bolsa. Llegaron aviones enteros de científicos, principalmente físicos, algunos incluso con mucho éxito en sus respectivos campos de investigación.

Todos ellos vinieron con el objetivo de hacerse ricos y propiciaron la tendencia a profundizar en análisis complejos. Poco a poco fue aumentando la demanda de científicos en Wall Street. Rusos, franceses, chinos e indios, (en ese orden) comenzaron a predominar en Nueva Cork y Londres.

Sin embargo, muchos de estos científicos, aunque capaces de solucionar ecuaciones complejas, eran incapaces de resolver problemas vinculados a la realidad aunque en ocasiones aparecía alguna excepción. Sea como fuera, estas personas nos amenizaban las comidas y cenas con temas de conversación de alta calidad ya que contrariamente a los MBAs, estos estaban interesados en variados temas intelectuales.

SOLON VISITA EL CLUB NOCTURNO REGINE’S

En Wall Street, mis opiniones sobre la aleatoriedad hicieron que las relaciones con mis colegas no fueran siempre buenas y muy dispares con dos de mis jefes.El primero, a quien llamaré Kenny, era el típico hombre de familia. Daba la apariencia de hombre a quien se podía confiar el dinero- de hecho, progresó rápidamente en la institución a pesar de su falta de competencia. No le era posible seguir mi lógica. Era de apariencia calmada, medido en su discurso, muy presentable con su aspecto atlético, y con la rara virtud de saber escuchar. Su encanto personal le granjeó la confianza del presidente, pero yo no podía ocultar mi falta de respeto.

El segundo, a quien llamaré Jean-Patrice, era un malhumorado francés de temperamento explosivo y agresivo, con fama de ser capaz de despedir a cualquiera, pero escuchaba y entendía cada palabra mía, animándome a proseguir mis estudios sobre aleatoriedad. Contribuyó grandemente a mi formación como operador de bolsa; es una de las escasas personas que se preocupan por el generador, olvidándose completamente de los resultados. Poseía la sabiduría de Solon, pero vivía una vida colorida. No era hombre de familia.

Frecuentemente me telefoneaba desde el elegante Club Regine’s, en Nueva York, por cuestiones de trabajo. Me Asombraba su obsesión por los riesgos y su capacidad de valorar todas las variantes posibles, mostrando un inmenso respeto por la ciencia y los científicos. Mientras Kenny sabía cómo ascender en la escala de una institución, Jean-Patrice no tuvo tal feliz carrera, lo que me enseñó a ser cuidadoso con las grandes instituciones financieras.

continúa en el librobit (7) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El Cisne Negro (versión española)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable
(libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Deja un Mensaje