Confundidos por el azar (39)

Por babalum, 15-05-2007 7:20 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

EN MODO “MUTE”

El logro que más me enorgullece es mi liberación de la televisión y de la prensa. Pero solamente lo logré gracias a algunos trucos, de lo contrario jamás habría logrado escapar de la toxicidad de la era de la información. En la sala de negocios de mi compañía normalmente tengo todo el día el televisor encendido con el canal CNBC de noticias sobre las finanzas, presentando comentarista tras comentarista, así como CEO tras CEO haciendo declaraciones sobre eventos sin la más mínima relevancia estadística. ¿Cuál es mi truco? Pongo el volumen en cero. ¿Por qué? Porque así la persona en pantalla aparece ridícula, lográndose el efecto contrario que cuando se está oyendo. Se ve a la persona moviendo sus labios y contrayendo sus músculos faciales con gestos de importancia y aspecto serio. No, obstante no sale ningún sonido. A mi me resulta cómico. Combato mi tendencia a ser confundido por comentarios aleatorios que no son más que ruido mediante otro rasgo innato, mi sentido de lo que es cómico.

SUPERSTICIONES

En mis primeros años de trabajo, cada mañana tomaba un taxi que me dejaba en la esquina de Avenida Park y Calle 53 para ira trabajar. Un día tuve el infortunio (o quizás la fortuna) de ir con un chofer incapaz de hablar algo comprensible para mi, incluyendo el inglés de los taxistas. Traté de ayudarle a pasar entre la Calle 74 y la 53, pero él continuó obstinadamente una manzana más, forzándome a entrar por la calle 52. Ese día, mi cartera de inversiones obtuvo considerables ganancias, siendo el mejor día de mi joven carrera hasta ese momento.

Al día siguiente esperé al mismo taxista para darle una gigantesca propina, pero no apareció, así que tomé otro taxi, pero me sorprendí pidiéndole al chofer que me dejara en el mismo lugar en que me habían dejado el día anterior. Evidentemente, algo dentro de mi creía en un fuerte vínculo causal entre el lugar por donde entraba y el comportamiento del mercado. Me sentí perturbado, pues acababa de ser consciente por primera vez como a pesar de defender a capa y espada el análisis racional y calculado, me estaba comportando como un supersticioso.

A partir de ese momento me fuí dando cuenta de muchas más manías (leves)que se habían ido desarrollando clandestinamente en mi conducta. Estoy seguro que muchas de esas conductas están causadas por mi educación levantina (Nota de Babalum: Nassim Taleb es originario de el Líbano) y basadas dichos y proverbios pasados de generación en generación durante siglos.

Pero por otro lado también me demostró en mi propia persona como el ser humano es capaz defender y creer firmemente ciertas cosas y desarrollar (hasta cierto punto) conductas inconsistentes con esas creencias.

¡Desde entonces soy consciente y estoy muy alerta!

continúa en el librobit (40) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
El cisne negro en Amazon El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Deja un Mensaje