Confundidos por el azar (24)

Por babalum, 19-11-2006 10:48 am

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

Aunque Popper no me era totalmente desconocido, hasta ésta fecha no había dado importancia a sus ideas. Por otro lado, al iniciarme en la bolsa, entré en una fase anti-intelectual, con necesidad de ingresos estables para asegurar mi futuro y lo último que necesitaba era filosofar. Pensaba que la filosofía era una actividad reservada para los que no entienden bien los métodos cuantitativos y otras cosas productivas. Popper no reaparecería en mi vida hasta que aseguré mi carrera en la bolsa.

ÁQUEL LUGAR

Aún recuerdo exactamente el lugar en aquella librería de “Barnes and Noble” donde, inspirado por Soros, leí de un tirón 50 páginas de La Lógica del Descubrimiento Científico y febrilmente compré todos los títulos de Popper que pude. Recuerdo cómo se apresuraron en mi cabeza sus ideas como una revelación, resultando Popper todo lo contrario de lo que pensaba que eran los filósofos. Ya en aquel entonces algo me decía que los modelos de los académicos de las finanzas fallaban en algún punto, pero no sabía realmente cual. Lo que me hacía sentir incómodo no era qué sabían sino cómo lo sabían.

LA RESPUESTA DE POPPER

Popper apareció con la respuesta principal al problema de la inducción. Ningún hombre ha influido más en la forma en que los científicos hacen ciencia que Popper, quien consideraba que la Ciencia no debe considerarse tan seria como aparenta. Según él, existen dos tipos de teorías:

  1. Las que se ya se sabe que son erróneas, ya que fueron examinadas y adecuadamente rechazadas (él las llama desmentidas)
  2. Las que aún no se sabe que son erróneas pero que están expuestas a ser desmentidas en el futuro.

¿Por qué una teoría nunca es cierta?. Debido a que nunca sabremos si todos los cisnes son blancos, esto es, el mecanismo de verificación puede ser deficiente. Sin embargo, la afirmación de que existe un cisne negro es cierta. Si una teoría cae fuera de estas dos categorías, o no presenta un conjunto de condiciones bajo las cuales ésta puede ser desmentida, no es una teoría sino charlatanería.Un ejemplo citado es la astrología. Cualquier ocurrencia que puede llevar a contradecir las predicciones se puede reinterpretar a posteriori y preservar la infalibilidad de la teoría. Por ejemplo: “no tuvimos en cuenta la influencia de Marte” ( Nota de Babalum: incluso la infalibilidad misma se puede explicar con excusas como “no es una ciencia exacta”. Se me ocurren unas cuantas teorías económicas, previsiones electorales o de bolsa.)

En relación con la estadística, Popper, refutó la noción de que el conocimiento siempre crece con el aumento de la información, posición que entendí mejor cuando viví personalmente el primer evento raro asolando la bolsa. Es muy importante su planteamiento de que la esencia del conocimiento no está tanto en lo que sabemos como en lo que no sabemos. Al rebelarse contra el desarrollo de la Ciencia, Popper, puede considerarse el antídoto del positivismo lógico que emerge del Círculo de Viena. Para él, la verificación no es posible. La verificación es más dañina que cualquier otra cosa. Llevados al extremo, sus ideas parecen ingenuas y primitivas, pero funcionan. Yo soy un Popperiano obsesivo, ya que puedo vivir gracias a ello, en realidad también para mi la ciencia es pura especulación.

continúa en el librobit (25) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Deja un Mensaje