Confundidos por el azar (23)

Por babalum, 13-11-2006 9:39 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

NIEDERHOFFER, CABALLERO VICTORIANO

Las finanzas tienen su Francis Bacon en la persona de Víctor Niederhoffer. Niederhoffer fue el primero en oponerse al escolasticismo de las teóricos financieros en la década de 1960. Prefería buscar las anomalías en los datos, y encontró tantas que pudo hacer una exitosa carrera gracias al tema de la aleatoriedad y el azar, legándonos un interesante libro “La educación del especulador”.

A pesar de nuestras divergencias intelectuales (a su empirismo le faltaba un poco de metodología) admito que mi estilo de trabajo dio un salto cuando en 1996 me dijo que cualquier afirmación verificable, debe ser verificada. Una afirmación verificable es aquella que puede dividirse en partes cuantitativas estadísticamente verificables. Desde ese día verifico todas las afirmaciones verificables gracias a mi ordenador, que raramente utilizo para otros fines que no sean de cálculo. Sin embargo, las diferencias entre Niederhoffer y yo son inmensas. Yo puedo usar datos para negar una proposición, pero nunca para demostrarla.

Recordemos que el descubrimiento en Australia del cygnus atratus, una variedad de cisne color azabache, bastó para refutar la creencia popular en aquella época (basada en decenas de miles de observaciones) de que todos los cisnes son blancos.

Veamos otro ejemplo inductivo erróneo: “He llevado a cabo más de 16.000 observaciones de la vida de George Bush a lo largo de 55 años. En ninguna de éstas observaciones estaba muerto. Puedo por consiguiente constatar con una alta confianza estadística de que George Bush es inmortal.”

Siento un gran respeto por Niederhoffer, aunque operamos de formas opuestas. El vende opciones “out of the money” para vivir y yo las compro para vivir. El trata de tener ingresos estables, yo prefiero los eventos raros. No obstante, compartimos muchos rasgos personales. Ambos nos codeamos con académicos y científicos, no con hombres de negocios. Ambos tratamos de vivir como caballeros victorianos, con libros dispersados a nuestro alrededor. Ambos evitamos los medios de difusión y las charlas baratas.

EL PROMOTOR DEL SEÑOR KARL

Raramente he sido afectado verdaderamente y de forma permanente en mi comportamiento por algo que haya leído. Un libro puede causarme una gran impresión, pero ésta tiende a desvanecerse después de una nueva impresión (otro libro). Una excepción son las ideas de Karl Popper, las cuales descubrí a través de los escritos del inversor George Soros, quien parece que se haya propuesto como objetivo de su vida convertirse en el promotor de la ideas de Popper.

Lo que aprendí de Soros no fue precisamente lo que él probablemente deseaba enseñar, pues no estoy de acuerdo con sus ideas económicas y filosóficas, pero de alguna forma sucumbí ante el encanto de un personaje húngaro quien, como yo, casi está avergonzado de ganarse la vida en bolsa y prefiere que esa faceta represente una mínima extensión de su vida intelectual.

Nunca me impresionó la gente con dinero, por lo que no vi a ninguno de éstos como modelo a seguir, sino tal vez lo contrario, así que vi en Soros al único que parecía compartir mis valores. El prefería ser tomado seriamente como un profesor de la Europa Central, que se había enriquecido a causa de la validez de sus ideas. El conocía cómo manejar la aleatoriedad, manteniendo una mente abierta, cambiando sus opiniones sin mayores reparos. Se consideraba a sí mismo falible, lo que al menos le daba la ventaja sobre otros que no eran conscientes de ello.

continúa en el librobit (24) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Deja un Mensaje