Probabilidad

Categoría

Confundidos por el azar (28)

Por babalum, 02-04-2007 6:14 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

ES MÁS FÁCIL COMPRAR Y VENDER QUE FREIR UN HUEVO

¿Podría la belleza de las creaciones de un escultor, o la maestría con que es interpretada una pieza musical ser un producto de la suerte? ¿Qué papel juega la aleatoriedad en estos casos? Realmente es muy dificil imaginarse un pianista aprobar todos los exámenes del conservatorio por tener suerte. Lo mismo podríamos decir de un ingeniero o un físico. Lo cierto es que la probabilidad de que alguno de ellos haya obtenido su titulación por suerte es tan baja que ni la consideramos. Si alguno de éstos profesionales tiene prestigio o un buen historial, por lo general, tendremos bastantes garantías de que realmente estemos delante de buenos profesionales.

No obstante ésto es muy distinto en cuanto nos fijamos en el mundo de los negocios. En el caso de un gestor de fondos un buen expediente no proporciana las mismas garantías como en el caso del músico o del ingeniero. En aquellos campos donde la aleatoriedad juega un papel muy importante, como en la bolsa, todo lo que garantiza un buen historial es que ese profesional ha aprendido a comprar y a vender. Pero comprar y vender en realidad es más facil que freír un huevo. No quiero decir con eso que el historial de un inversor en bolsa no tenga ninguna relevancia, pero su importancia es considerablemente inferior a la que se le suele conceder.

Engañado por los Números

INVERSORES PLACEBO

Con nuestra máquina de Monte Carlo podemos crear situaciones puramente aleatorias. En lugar de analizar personas reales, buscando características comunes, podemos crearlas artificialmente. Veamos un ejemplo:. Partimos de una muestra de 10,000 inversores. Consideremos que cada uno de ellos tiene un 50% de probabilidad de ganar $10,000 al final del año, e igual probabilidad de perder $10,000. Una vez que un administrador tenga un mal año automáticamente se le elimina. Consecuentemente en el primer año esperamos que 5,000 administradores ganen $10,000 y 5,000 salgan del juego. En el segundo año esperamos que 2,500 sobrevivan, en el tercero serán 1,250 y, finalmente, para el quinto año tendremos 313 vencedores. Estos 313 tendrán un historial de 5 años ininterrumpidos de ganancias. Un historial impresionante basado en … puro azar!!!

Nota de Babalum: Es obvio que en la vida real también se deben dar estos casos, quizas no todos, pero como distinguir entre unos y otros? O lo que es más importante todavía, si los ganadores somos nosotros, como podremos estar seguros de no pertenecer a ese grupo?

TODOS INCOMPETENTES

Llevemos el ejemplo de antes mas lejos todavía. Partamos de una muestra compuesta sólo por inversores incompetentes. Definiremos un invesor incompetente a aquel que se espera tenga retornos negativos. Le pedimos al generador que extraiga bolas de una urna que tiene una cantidad fija de 45 bolas negras y 55 rojas. Al extraerse una bola negra, el administrador gana $10,000. Si la bola es roja, él pierde $10,000. De esta forma, se espera que gane $10,000 con un 45% de probabilidad, y pierda $10,000 con un 55%. Al final del primer año esperamos tener 4,500 vencedores (45% de ellos), el segundo año, el 45% de éstos, 2,025, y así sucesivamente. El quinto año esperamos tener 184 vencedores (el 2%) que atraerán la atención, se les estudiará y se buscarán sus características intentando relacionarlas con su éxito. Nadie se acordará del 98% de perdedores, los cuales en realidad tenían las mismas características que los vencedores.

¿Qué podemos concluir?

continúa en el librobit (29) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (27)

Por babalum, 30-03-2007 10:06 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

EL DOBLE SESGO DE LA SUPERVIVENCIA.
MAS EXPERTOS.

En el libro “El Millonario de al lado” (ver libro en castellano en Amazon), los autores tratan de encontrar características que sean comunes a la gente rica. Del examen de un grupo de ricos dedujeron que en general éstos no son dados al despilfarro y les llamaron acumuladores (personas dispuestas a posponer el consumo con el objetivo de amasar fondos). La idea fundamental es que estas personas son menos propensas a parecer muy ricas – claramente, comportarse como rico cuesta dinero y tiempo (sobretodo se infravalora el tiempo necesario para comprar todo tipo de productos lujosos, conocer restaurantes caros, frecuentar clubs, culrivar relaciones con otros ricos, viajes etc.). Contrariamente los que parecen ricos suelen acabar despilfarrando su fortuna mas tarde o mas pronto.

Es innegable que esta estrategia puede funcionar; el dinero gastado no da frutos, pero los las conclusiones a las que se llega en el libro son exageradas. Un análisis cuidadoso revela que la muestra usada por los autores incluye una doble dosis del sesgo de la supervivencia.

VENCEDORES VISIBLES

El primer sesgo consiste en que los seleccionados para la muestra son vencedores. No incluyeron los que acumularon cosas equivocadas (divisas que luego se devaluaron, o acciones de compañías que luego quebraron). De haber intentado extender la selección a una muestra más realistas las conclusiones serían otras.

UN MERCADO ALCISTA

El segundo error, más serio, ya lo he discutido: el problema de la inducción. Aceptar su tesis significa aceptar que los retornos de inversión en bolsa son permanentes (es la misma creencia que existía antes de la gran crisis del 1929). Recordemos que los mercados financieros han experimentado los mayores crecimientos de la historia (Nota de Babalum: el libro fué publicado en el 2001) y que las acciones de bolsa se han revalorizado astronómicamente durante las pasadas dos décadas. Un inversor que siguiese la estrategia planteada en el libro durante los días menos augustos de la bolsa habría tenido una historia muy distinta que contar. Imagínese que el libro hubiese sido escrito en 1935, después de que muchos inversores habían perdido su interés en la bolsa.

Resumiendo, el sesgo de la supervivencia implica que siempre serán mucho más visibles los ganadores extremos. Porqué? Pues porque los perdedores se esconden!

LA OPINION DE UN GURÚ

El sector de gestión de fondos es uno de los más prolíficos a la hora de crear gurús. No obstante dado la alta exposición a la aleatoriedad éstos gurús caerán inevitablemente en la trampa, particularmente si éstoos no tiene un entrenamiento adecuado. En los momentos de escribir éste libro uno de los gurús de moda defendía una estrategia de inversión al estilo “Robin Hood”. Se trataba de retirar dinero de los fondos de gestores de éxito e invertirlos en fondos gestionados por profesionales con peores resultados. El susodicho gurú demostró que actuando de esta manera, su simulación dió retornos considerablemente superiores a los logrados si se hubiese dejado el dinero en los fondos teoricamente mejor gestionados.

Pero todo el estudio tiene un error de base que a éstas alturas, debería resultar obvio al lector. Su muestra sólo tenía supervivientes. Ésta muestra contenía gestores que tuvieron mucha suerte durante todo el periodo observado y otros gestores que, a pesar de no irles tan bien en determinado momento, se recuperaron luego. Faltan los que quebraron y no llegaron al final del periodo. Si se hubiesen incluido todos los gestores de fondos que existían al principio del periodo los resultados hubiesen sido distintos. Al excluirlos se obtuvo un resultado sesgado ya que en realidad todos eran supervivientes, algunos extraordinarios y otros menos buenos. Los malos de verdad (o con menos suerte) no se tuvieron en cuenta.

continúa en el librobit (28 ) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (26)

Por babalum, 26-11-2006 6:47 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

LOS SESGOS DE LA REALIDAD

Existen otros aspectos del problema de los monos. Uno de estos aspectos no es solo que nadie se fija en el resto de los monos, sino que muchas veces éstos no son siquiera visibles. Están escondidos o ocultos y sólo se nos muestra el vencedor. Aunque ocultar el fracaso constituye una respuesta natural, es lo que nos engaña y nos lleva a la percibir únicamente a los ganadores como muestra representativa de toda la población. Inevitablemente esto nos lleva a conclusiones erróneas acerca de las probabilidades de ciertas estrategias, acciones o teorías. No respondemos según las probabilidades reales sino según la percepción social de ellas. Incluso personas con conocimientos estadísticos y de probabilidades no responden inteligentemente ante éstas situaciones.

LA SIGUIENTE PARTE DE ESTE LIBRO

Ya vimos situaciones donde la gente no parece aceptar la posible ocurrencia del evento raro o sus horribles consecuencias, pero un libro sobre aleatoriedad estaría incompleto sin una presentación de los posibles prejuicios y sesgos que pueden formarse por los eventos del tipo “cisne negro”. En la siguiente parte de éste libro presentaré estos sesgos ques son: (a) el de la supervivencia (sólo vemos al vencedor), provocando una imagen distorsionada de la probabilidad, (b) la suerte es frecuentemente la razón fundamental para el éxito extremo, y (c) nuestra incapacidad biológica para comprender las probabilidades.

RODEADO DE DEMASIADOS MILLONARIOS. COMO DETENER EL DOLOR DEL FRACASO

ALGO DE FELICIDAD

Marc vive en la Avenida Park, en New York, con su esposa y sus tres niños, gana $500,000 al año y lleva una aparentemente confortable vida como abogado. Durante la semana trabaja largas jornadas. Mostró ser inteligente desde pequeño, asistiendo al Harvard Collegue y más tarde a la Escuela de Derecho de Yale, con resultados bastante aceptables. Actualmente es socio de una prestigiosa firma de abogados, pero no sin el usual coste en su vida personal. Su primera mujer le abandonó.

DEMASIADO TRABAJO

Después se casó con Janet, tuvieron tres niños y se compraron un apartamento en la “Park Avenue” y una casa de campo. Pero desde el punto de vista material ellos son, quizás, los últimos en la escala social en el edificio de apartamentos donde viven, pues éste está habitado por ejecutivos corporativos altamente exitosos, operadores de Wall Street, y empresarios de muy alto nivel. Sus hijos van a una escuela de menor categoría.

ERES UN FRACASADO

Janet no deja de sentirse humillada por las otras señoras cuando va a recoger a sus niños, o al encontrarse en el ascensor con  alguna otra esposa con diamantes más grandes. ¿Por qué su esposo no tiene más éxito? ¿Acaso no es inteligente y muy trabajador?. ¿Por qué otros tienen millones y su esposo no, a pesar de su  alto coeficiente intelectual?.

Este caso ilustra muy elocuentemente el efecto emocional del prejuicio de la supervivencia. Janet está computando mal las probabilidades. No está usando la distribución adecuada. En comparación con la población general de los Estados Unidos, Marc está mejor, financieramente, que al 99.5% de sus compatriotas y que el 90% de sus compañeros de Harvard. ¿Por qué es el peor del edificio?. Porque ha decidido vivir entre gente de más exito y los que fracasan no están en la muestra. Ésto hace parecer como si él no fuera bueno absolutamente en nada. Janet se ha casado con un hombre de éxito pero lo que ve a su lado es un fracasado, y esto los somete a un estrés constante. En realidad si quisiese escapar de esa situación de percepción sesgada le recomendaría que se mudase a un barrio menos exclusivo y donde podrían incluso llegar a ser los más admirados. (Nota de Babalum: Claro que también podría cambiar de forma de pensar, pero esto suele ser más complicado de lo que parece.)

continúa en el librobit (27) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (25)

Por babalum, 21-11-2006 10:09 pm

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

SOCIEDAD ABIERTA

Las ideas de Popper sobre la verificación de teorías están íntimamente ligadas con su noción de sociedad abierta. Una sociedad abierta es aquella que no basa su existencia en una verdad permanente, pues a posteriori siempre surgirían ideas contrarias. Popper estaba de acuerdo con su amigo, el economista Van Hayek, que consideraba el capitalismo como un estado en el cual los precios pueden diseminar la información que el socialismo burocrático estrangularía y que cualquier sociedad que no permita que cualquier teoría puede ser dejada abierta a la verificación es totalitarismo.

Ambas ideas, la de que cualquier teoría puede llegar a ser desmentida y la de la sociedad abierta están, de alguna manera, relacionadas con mis métodos rigurosos para lidiar con la aleatoriedad en mi trabajo como inversor en bolsa, donde una mente abierta es una necesidad. Aprendí de Popper, además de la diferencia entre una sociedad abierta y cerrada, la que existe entre una mente abierta y una cerrada.

NADIE ES PERFECTO

A pesar de sus ideas, los que conocieron a Poper lo describen como persona espiritual y muy concentrada en su trabajo, alejado del mundo circundante. En su juventud no fue mucho mejor, pues los Miembros del Círculo de Viena trataban de evitarlo, no por sus ideas divergentes sino porque era un problema social. Era brillante, pero inseguro, arrogante y autosuficiente y incapaz de adaptarse socialment. Justo lo contrario de lo que defendía. Nadie es perfecto. George Soros, no obstante, parece comportarse en su vida profesional de forma más “Popperiana” que el mismo Popper.

LA APUESTA DE PASCAL

Concluyo con la exposición de mi propio método para tratar con el problema de la inducción. El filósofo Pascal proclamó que la estrategia óptima de los humanos es creer en la existencia de Dios, ya que si Dios existe, entonces el creyente estará protegido y si no existe, no tiene nada que perder. Correspondientemente, necesitamos aceptar la asimetría en nuestro conocimiento. Hay situaciones donde la estadística y econometría pueden ser de gran ayuda, pero no dejaría que mi vida dependiesen de ellas. Consecuentemente aplico dichas ciencias siempre que pueda obtener un beneficio pero nunca si pueden representar una amenaza.

Utilizo métodos inductivos y la estadística para descubrir oportunidades de apuesta agresivas, pero nunca para gestionar mi grado de exposición o para calcular riesgos. Quiero tomar lo mejor que el pasado pueda darme sin sus peligros. La mayoría de inversores supervivientes que conozco, utilizan éste método de una manera o otra. Ellos operan sobre ideas basadas en observaciones que incluyen acontecimientos del pasado pero, a semejanza de los popperianos, ellos se aseguran de que el costo de equivocarse sea limitado. Determinan y conocen de antemano los eventos que probarían que están equivocados antes de iniciar una estrategia concreta de inversión. Los conocen y actúan en consecuencia, desinvirtiendo cuando esos hechos ocurren. En bolsa se le llama “stop loss”. Estos puntos predeterminados de salida son una protección contra los cisnes negros y encuentro sorprendente lo poco que se utiliza habitualmente.

Coincidiendo con Pascal estableceré el siguiente argumento. Si la estadística me beneficia en algo, la uso. Si ésta representa una amenaza entonces no. Sorprendentemente, todos los operadores que conozco que han sobrevivido hacen lo mismo. A diferencia de Carlos y John ellos saben antes de la operación comercial, cuáles eventos demostrarían la falsedad de sus conjeturas. Esto es situar un punto predeterminado de salida, una protección contra el cisne negro.

Gracias Solon

La genialidad de la introspección de Solón ha producido un efecto considerable tanto en mi forma de pensar como en mi vida privada. Me dio aún más seguridad respecto a mi alejamiento de los medios de información y de la comunidad de negocios. Ahora estoy perfilando como próximo paso en mi vida recrear un entorno parecido al del siglo 19con bajo nivel de información y bases más deterministas, al mismo tiempo que benficiandome de los avances modernos en varios campos como mi simulador de Montecarlo, la medicina o la justicia social. Tendría así lo mejor de cada cosa. A esto le llamo evolución.

LOS MONOS EN LAS MÁQUINAS DE ESCRIBIR. SUPERVIVENCIA Y OTROS SESGOS.

Si colocamos un número infinito de monos frente a una máquina de escribir, existe la certidumbre de que uno de ellos escriba una versión exacta de la Iliada. ¿Pero, una vez sucedido esto, apostaría alguien a que este mono escribirá también la Odisea? No, verdad? Entonces, ¿cuánto puede una actuación pasada ser relevante para prever el futuro? Es correcto contratar a alguien en función de su éxito pasado? Comúnmente se considera válido el principio de que si alguien actuó mejor que el resto en el pasado, entonces existe una gran probabilidad de que suceda lo mismo en el futuro.

DEPENDE DEL NUMERO DE MONOS

No niego este último principio, pero tiene tantos condicionantes que esta consideración puede ser extremadamente débil y en muchos casos totalmente errónea. En realidad, su validez depende de dos factores: cuanto está expuesta dicha profesión a procesos aleatorios y el número de monos (profesionales) presentes en ella (si tenemos cinco monos sería muy impresionante que uno de ellos escribiera la Ilíada). Es más, si hubiesen un billion elevado al billion de monos escribiendo a máquina, nos sorprenderíamos que no hubiesen algunos que escribieran la Iliada y otras obras famosas.

Esta cuestión juega un papel más delicado en el mundo de los negocios que en cualquier otro, dada su alta dependencia de la aleatoriedad. Cuanto más alto el número de profesionales en un sector, mayor es la probabilidad de que haya algunos con un altísimo nivel de éxito como resultado del azar. A pesar de ello casi nadie se dedica a contar los monos.

continúa en el librobit (26) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes:

Confundidos por el azar (24)

Por babalum, 19-11-2006 10:48 am

ir al librobit anterior de “Confundidos por el azar”
ir al librobit (1) de “Confundidos por el azar”

Aunque Popper no me era totalmente desconocido, hasta ésta fecha no había dado importancia a sus ideas. Por otro lado, al iniciarme en la bolsa, entré en una fase anti-intelectual, con necesidad de ingresos estables para asegurar mi futuro y lo último que necesitaba era filosofar. Pensaba que la filosofía era una actividad reservada para los que no entienden bien los métodos cuantitativos y otras cosas productivas. Popper no reaparecería en mi vida hasta que aseguré mi carrera en la bolsa.

ÁQUEL LUGAR

Aún recuerdo exactamente el lugar en aquella librería de “Barnes and Noble” donde, inspirado por Soros, leí de un tirón 50 páginas de La Lógica del Descubrimiento Científico y febrilmente compré todos los títulos de Popper que pude. Recuerdo cómo se apresuraron en mi cabeza sus ideas como una revelación, resultando Popper todo lo contrario de lo que pensaba que eran los filósofos. Ya en aquel entonces algo me decía que los modelos de los académicos de las finanzas fallaban en algún punto, pero no sabía realmente cual. Lo que me hacía sentir incómodo no era qué sabían sino cómo lo sabían.

LA RESPUESTA DE POPPER

Popper apareció con la respuesta principal al problema de la inducción. Ningún hombre ha influido más en la forma en que los científicos hacen ciencia que Popper, quien consideraba que la Ciencia no debe considerarse tan seria como aparenta. Según él, existen dos tipos de teorías:

  1. Las que se ya se sabe que son erróneas, ya que fueron examinadas y adecuadamente rechazadas (él las llama desmentidas)
  2. Las que aún no se sabe que son erróneas pero que están expuestas a ser desmentidas en el futuro.

¿Por qué una teoría nunca es cierta?. Debido a que nunca sabremos si todos los cisnes son blancos, esto es, el mecanismo de verificación puede ser deficiente. Sin embargo, la afirmación de que existe un cisne negro es cierta. Si una teoría cae fuera de estas dos categorías, o no presenta un conjunto de condiciones bajo las cuales ésta puede ser desmentida, no es una teoría sino charlatanería.Un ejemplo citado es la astrología. Cualquier ocurrencia que puede llevar a contradecir las predicciones se puede reinterpretar a posteriori y preservar la infalibilidad de la teoría. Por ejemplo: “no tuvimos en cuenta la influencia de Marte” ( Nota de Babalum: incluso la infalibilidad misma se puede explicar con excusas como “no es una ciencia exacta”. Se me ocurren unas cuantas teorías económicas, previsiones electorales o de bolsa.)

En relación con la estadística, Popper, refutó la noción de que el conocimiento siempre crece con el aumento de la información, posición que entendí mejor cuando viví personalmente el primer evento raro asolando la bolsa. Es muy importante su planteamiento de que la esencia del conocimiento no está tanto en lo que sabemos como en lo que no sabemos. Al rebelarse contra el desarrollo de la Ciencia, Popper, puede considerarse el antídoto del positivismo lógico que emerge del Círculo de Viena. Para él, la verificación no es posible. La verificación es más dañina que cualquier otra cosa. Llevados al extremo, sus ideas parecen ingenuas y primitivas, pero funcionan. Yo soy un Popperiano obsesivo, ya que puedo vivir gracias a ello, en realidad también para mi la ciencia es pura especulación.

continúa en el librobit (25) de “Confundidos por el azar”

Algunos libros de Nassim Taleb:

Engañados por el azar - en castellano Engañados por el azar (libro en español en Amazon)
Fooled by Randomness - Confundidos por el azar Fooled by Randomness (libro original en inglés)
Dynamic Hedging - Cobertura dinámica Dynamic Hedging

Búsquedas recientes: